sábado, 19 de diciembre de 2015

Sumisión

... Y ahora, desnúdate.
Quítate la ropa
y los complejos.
Vuela por este cuarto.
Ven a mí.

Dame tu cuerpo.
Que sea tan mío como tuyo.
Te sometere. Desnúdame.
Quítame los miedos
y tu desconfianza.
Arráncame la piel.

Que se acompase el tiempo.
Que el ritmo se haga lento.
Hagamos el amor y
dejémonos la vida en ello.

Que esta cama
sea nuestro campo de batalla.
El sexo como arma destrucción masiva.
Los besos son tanques
que se despliegan por tu piel
en esta guerra pérdida.

Te robaré la misericordia
y cualquier atisbo de fé
que no crea en mi.
Santificarás las fiestas
desearás mas noches como esta.

Saldrás cada viernes a buscarme.
Desearás cada centímetro de mi.
Me compararás en la soledad de tu cuarto
cuando tu piel se cubra de otras pieles.
Llorarás de nostalgia.

Adicción y vampirismo.
Sumisión.
Desesperación.
Tus pies al filo del abismo.
Asómate y decide.
Si merece la pena volver
a las tinieblas del pasado Domingo...