domingo, 26 de octubre de 2014

Quería María

Que ría, que ría...
Sea de noche o amanezca el día.
Que ría a carcajadas, que ría...
que la tomen por loca
y que todo el mundo la llame María.

Que ría, ella... Que ría María.
Que baile debajo de la lluvia,
que siga con el alma desnuda
y se sienta dueña de lo único que es mio,
cuatro versos, esta poesía.

Que ría, quería. Quería que ría.
Encontrar sus besos,
entre maleza, cañas,
y playas de arena fina...
Que escriba su nombre,
y sus letras naufraguen perdidas.

Quería encontrarla... Quería.
Bañarme entre sus olas marinas,
dejarme llevar por la melancolía.
Seguir su ritmo por las calles,
y su perfume de piel salina.

Quería hacerla feliz. Que ría.
Que fuese mi niña, mi protegida.
Que el mundo conociese su alegría.
Mi corazón siempre tuvo dueña,
mi pequeño secreto. Quería María.

viernes, 17 de octubre de 2014

Aunque la vida se vista de vida

Aunque la vida se vista de vida,
yo seguiré disfrazado de humano.
Con mis errores y mis mentiras,
con mis miedos y rencores,
con la palma abierta de mi mano.

La vida sigue empeñada
en que aunque nos duela, vivamos.
Le da igual un lunes por la mañana,
camino del trabajo,
que la noche del miércoles
cuando aquel amor me trajo Marzo.

Somos nosotros quienes intoxicamos el tiempo.
Somos quienes hacemos que Abril no se llene de flores,
y se tiña de blanco y negro el pasado.
Así como muchos viven su estado civil,
y seguimos creyendo que amar para siempre es,
entre corazones estar casados.

Aunque la vida se vista de vida,
yo seguiré disfrazado de humano.
Con mis temores y mis fracasos.
Con la discusión sin sentido con mi hermano,
con el olvido y la fé vendida en grano.

Que cada uno se peine su remolino indomable,
que desde aquí el camino se hace mas duro e inestable.
Que Dios ahoga cuando merecíais que fuese amable.
Que las epidemias se extienden en los bares
y apagamos luces en privatizados hospitales.

Somos nosotros quienes decidimos,
como, cuando, porqué y donde.
Somos nosotros quienes bailamos,
mientras otros asustados se esconden.
Mientras llueve alegría y consuelo,
y hacemos del infierno nuestro cielo.

Aunque la vida se vista de vida,
nosotros no podremos ser mas que humanos.
Cometeremos errores,
pero es que vivir tiene menos de fácil
que de complicado.
Déjame que te diga que estoy cansado.

Estoy cansado de seguir anclado
en el tic-tac imparable ,
en cada segundo pasado.
Estoy cansado de ser yo
y no ser a quien has amado.
Estoy cansado del participio olvidado.

Hoy al salir de esta clase de vida,
me sentaré solo, y tú seguirás perdida.
Reclamarás mi cariño,
cuando estés dormida.
Echaremos de menos besos y caricias.
Entonces recordaremos
que aún nos queda una apertura en la cara,
para esbozar una sonrisa,
y sonreír sin miedo,
que la vida es vida.