lunes, 20 de noviembre de 2017

Eso es el amor, mi amor

No me canso de mirarte...
No me canso de soñarte...
No me canso
ni me cansaré de amarte,
porque seguir manteniendo la esencia
es nuestra diferencia.

Tu seguirás siendo tú,
y yo seguiré siendo...
el poeta, el bohemio,
el que sigue soñando
aún que este despierto.
Yo seguiré siendo yo...
y tú seguirás siendo tú...
la dueña de mis sentimientos.

Esa es la diferencia.
Esa es nuestra inconsciencia.
La locura que nos mantiene
en la cordura de nuestras certezas.
Es ahí donde ponemos
los cimientos para sujetar
el amor que no caerá
por mucho que truene o llueva.

Estaremos ahí para darnos calor,
abrazarnos fuerte para evitar
que nos sorprenda el frío.
Eso es el amor,
amor mío...
Estar el uno por el otro,
sin temor a cometer un error
o recibir un castigo.

Eso es el amor, mi amor...
es seguir viviendo siendo uno
pero sentir que siempre estoy contigo
aunque en mi cabeza vacíen un cargador,
vivo sin miedo a morir,
porque sé que dentro de ti vivo yo.

viernes, 17 de noviembre de 2017

Mis demonios

Yo también tengo mis demonios. Esos que llegan y te arrastran a su infierno con intención que lo hagas tuyo. Los que te complican la existencia intentando hacerte creer que eres tú quién está confundido, los que tratan de hacerte pensar que no tienes que llevar razón nunca a pesar que no entienden que los sentimientos son de cada uno, más allá de si estamos equivocados y tenemos el derecho y la obligación de confundirnos siempre y cuando estemos dispuestos a aprender, a crecer y a seguir sin temor al odio y al rencor.

Tus demonios son aquellos que te dicen que no tienes derecho a juzgar a nadie, pero enjuician permanentemente cada uno de tus acciones, no te miran con los mismos ojos que tú a ellos. Normalmente sueles armarte de bondad y calma donde ellos viven anclados en el subjetivismo y el egoísmo.

Me armé de valor y me enfrenté cara a cara con ellos, les miré fijamente y les devolví a modo de tatuaje en el pecho la daga que intentaron clavarme un día, a pesar que previamente les había ofrecido la mano para levantarles del suelo, me volví contra ellos, fui uno de ellos. Son hijos de Belcebú, satánicos, y tiranos que no entenderán jamás la obligación del ser humano de ayudar a sus iguales, y más cuando el amor es real. Son fruto de mirarse el ombligo más que el alma. Mentiría si dijese que no me jodió, fue sólo un segundo, así fue pero al instante que sangré por los ojos dejó de doler. Alivio de luto, calma tensa en el corazón, malditos sentidos que despiertan sentimientos.

Así son ellos, demonios a fin y al cabo con sus complejos, con sus miedos y sus fobias. Diabólicos sinónimos. A fin de cuentas, ellos son el alter-ego de tus actos. Ellos son como tú y como yo.

sábado, 28 de octubre de 2017

Un dia triste -DUI-

Hoy es un día triste en la historia de España. Otro ridículo más. Hoy es un día triste para la Cataluña independentista, han demostrado que el resto de la población de aquella comunidad autónoma que no apoya la DUI y los españoles, los cuales contribuimos con nuestros impuestos al desarrollo ya no del lugar donde tributamos sino al del resto del país, les importa un carajo.

Estos señores han demostrado una nula capacidad de diálogo, ya que cuando uno quiere hacerlo, lo tiene que hacer sin condiciones, siempre dentro del marco de la legalidad y teniendo en cuenta a todos los implicados, estén o no a favor de sus ideas. Todo esto a pesar que siempre se han autodenominado como demócratas. Hasta donde llegan mis capacidades, eso no es democracia.

Solo espero, y deseo que pase pronto, que la tardía aplicación del 155 (no había que haber dado lugar a semejante DUI) calme ligeramente las aguas y nos dé tiempo para dialogar. No me gustaría estar ahora mismo en el pellejo de ninguno de nuestros gobernantes.

Un PP, juzgado a dos bandas, primero por todos los habitantes de la nación española que le pide que aplique implacablemente el 155, que solicita que se defienda a todos los catalanes que se están viendo oprimidos y maltratados por otros tantos, y también por los jueces que reconocen la contabilidad B del partido con lo cual no hace más que afirmarse lo que era Voz Populi y que debe ser penado.

Un PSOE que defiende la aplicación del 155, de manera moderada, pero eso sí, cuando se aplique, que quede claro que ha sido Rajoy.

La única figura que creo que está dando la talla y mantenerse a la altura de las circunstancias es Inés Arrimadas. Demuestra capacidad de liderazgo, agilidad, y coherencia. Si oposición puede valer su peso en oro en las próximas elecciones catalanas.

Por su parte Podemos, a pesar de pedir el referéndum para defender el No a la independencia catalana (o si, nunca se puede sabe con el partido morado), creo que no ha estado a la altura, y que si quería realmente esa postura, debía haberse alineado con los otros tres grandes partidos, para después defender su idea y tratar de conseguir convencer a los demás de la necesidad de este diálogo, que muy a mi pesar, porque no entiendo una España sin Cataluña, ni a Cataluña fuera de España, debería producirse, porque sin lugar a dudas, algo está pasando en aquella sociedad.

A tener en cuenta también que una votación si se produjese, debería ser con todos los Españoles participando, más allá de si en el territorio Catalán se vota antes, después debe ser sometido soberanamente al resto de la población.

En fin, esta es mi humilde opinión. Aunque no tengo ni idea, y yo venía a hablar de mi libro... La verdad que estoy cansado y triste.

viernes, 27 de octubre de 2017

Fuiste mía

... Fuiste mía,
por tres minutos de mi vida.
Por todo lo que quisieras,
pero tu boca fue mi salida.

Así, sin quererlo
me perdí tus sonrisas,
y mi curtida cicatriz
se volvió a abrir
sin encontrar hilo
que cerrase esta herida...

Fuiste mía,
y no supe cuidarte con mimo,
como te merecías,
pero presumiré que fuiste mía.

Entonces crujió el cielo,
y aquella tormenta nos separó.
Intentamos cubrirnos a besos,
con abrazos que a fuerza de ser eternos,
nos fundiesen el uno con el otro.

Pero ya era tarde.
Nos habíamos calado,
y entre nosotros se había formado
un mar de agua dulce,
amargo de lágrimas.

Las calles ya no se desharan en invierno
al paso del calor de nuestros cuerpos.
Nuestros corazones se conservarán
entre el hielo y la nieve.
En el vacío de la soledad.
Los recuerdos los olvidaremos,
porque tarde o temprano otros
los tienen que ocupar.

... Aunque fuiste mía,
y hoy recuerdo tu aroma,
y tú divina sensualidad.
el andar de tus caderas
mientras te vas sin mirar atrás...
Pero entonces... Fuiste mía,
solo mía, mía, mía.
Fuiste mía y de nadie más.

Hoy vuela libre,
tuya es la libertad...
Vuela lejos.
Donde no te alcance la vista
para tener añoranza
y vuelvas atrás.

Un lugar llamado mundo

Escápate, huye...
Aléjate de aquí
pero vuelve para ser tú mismo.
Cuando nadie cree en tí,
decides asomarte al abismo.
Respiras hondo...
Uno, dos, insuflas aire a tus pulmones,
el suficiente para llenarlos de valentía.
Tres pasos atrás y ...

Salta, vuela, ríe...
Deja atrás cualquier rastro de toxicidad.
Hasta tu sombra se aleja de tí,
porque te acabas de convertir
en alguien nuevo, único.
Alguien irrepetible,
alguien que sólo reconocería su madre
y lo hará porque te llevo en su seno.

Que nada ni nadie
te diga lo que tienes que hacer.
Que nada ni nadie
te calle lo que tengas que decir.
Que el silencio sea silencio
porque tú lo elijas,
y que el ruido se haga eterno
por escuchar el sonido de tu risa.

Vuelve cuando tengas que volver.
Decide por tí mismo,
pero cuando lo hagas,
hazlo vestido de humano,
con el corazón en la boca,
y los sentimientos en las manos.

Vuelve cuando se haga de noche,
porque las estrellas
alumbraran tu camino cuanto mereces.
A paso lento, pero seguro,
firme y decidido,
pero sin tener miedo,
y sin que tiemble el pulso.

Vuelve para enseñarnos a vivir,
y descubrenos lo que hay ahí fuera,
en ese lugar llamado mundo.
El lugar donde viven
los cuerdos y los locos,
sin hacer de la vida algo absurdo.

Nos echaremos de menos

Al despertar ya era de día.
Nos miramos en el espejo
y no nos reconocimos.
Habíamos crecido.
El mundo que conocíamos
cómo nuestra casa
ya no era tal,
era la prisa y el desconcierto,
la responsabilidad y la obligación.

Soñábamos con permanecer siendo niños,
tirando piedras a las palomas,
sin pretender más que asustarlas.
Seguir aislados de todo
cuanto tenía que ver con ser adulto.
Seguir leyendo las historias de Barco de Vapor.
Preferíamos aquella inocente despreocupación
a la soberanía popular o el consenso nacional.

Mis lágrimas no saben quién eres.
Prometí no hablarles nunca de ti.
No quería que te guardasen rencor por irte
No estabas de acuerdo con esto de crecer,
pero la naturaleza decidió por nosotros.
Y tú decidiste que ya estaba bien,
que seguir leyendo las noticias
no llevaba a ningún lado.

Miraste a la calle desde nuestro balcón,
y dónde estaba nuestro descampado,
donde jugábamos a ser caballeros
ahora hay una zanja con cimientos
que también reclaman crecer.
Echamos la vista atras,
donde las ilusiones se quedaron dormidas
y la ficción se diluyó
cómo el sueño que un buen día
se cercioró que nunca se haría realidad.

Seguir siendo niños.
Sólo queríamos ser eso.
Poesía a punto de nacer.
Luz que brilla justo antes
de otro inquieto amanecer
Llanto de rabia
y risa contenida.
Azul y verde,
cielo, tierra y mar.
Nos echaremos de menos
cuando seamos viejos.
Probablemente no lleguemos juntos
pero viajaremos a lomos del mismo mundo.

Jekill y Hyde

Quien mejor que yo
para escribir de mis delitos.
El pez de hielo
de aquel vaso de whisky barato
empeñado en varar en mis neuronas,
se deshizo suavemente
al pasar el umbral de mi boca.

Humean las chimeneas
de mis cabezas
y el calor se hace intenso.
Somos dos mitades sin resolver.
Somos dos huecos vacíos
al mismo lado de la cama.
Somos Jekill y Hyde.

Somos ángeles de alas negras,
empeñados en descender hasta tus infiernos.
Somos infiltrados de Lucifer
deseando prender el infierno
dentro del invierno de tus piernas.
Si me dejas prometo convertirte
sin extrema unción.

Exploraré tus adentros.
Se despertarán los huracanes de pasión.

Aquellos polvos se levantaran al amanecer.
Nuestros cuerpos danzaran frágiles.
Titilan las últimas velas encendidas.
Te mueves a su compás,
girando sus caderas sobre mi.
Convirtiéndome en el centro del universo.
Anunciando la llegada de un nuevo día.

Serás princesa del pueblo,
reina de los zalameros piropos
que se dicen sin sentir.
Cumplidos al despertar con sabor a café.
El diccionario se convierte en mi aliado
y me escondo tras algunos palabros.

En nuestro mundo de selfis
al compás del cuatro por cuatro
mueves con destreza la pelvis
no sé bien si por pasar el rato
o por pagar con deshonra el plato.

Y así seguimos con el pasar de las hojas,
con los árboles mudando la piel
del verde al cobre
y después del cobre
se descubre la desnudez;
mostraremos nuestra fragilidad,
para florecer como el niño
que no para de crecer.

La calle permanecerá en silencio.
Silencio.
Que nadie nos hable.
Que nada ni nadie se mueva.
Solo silencio, nuestro silencio.
Que tus besos apaguen las llamas
de este provocador incendio.

Volveré a ti

Que no nos roben los Te Quiero.
Que el aire me lleve a ti.
Que vivir es vivir sintiendo
y no nos quiten las ganas de seguir
aunque vivamos con miedo
a tener una pesadilla sin dormir.

Que se abran las puertas del cielo
para los héroes que decidan
iniciar su eterno vuelo
para conquistar el mundo
con la inercia de su sonrisa.

Es vida y es vivir...
Tú eres principios
Y yo soy así... vida
Vida que vive
respirando cada segundo,
esperando cada latido
porque aún nos queda
mucho por sentir.

Que nos duela la piel
a cada pequeña caricia,
que querer y perder
nos roben la mejor sonrisa.
Que un mensaje a destiempo
nos arrugue la camisa.

Todo vuelve allí.
Tarde o temprano,
volveré a ti.
Al polvo de la tierra,
y al que nos faltó por echar
a ras de suelo,
para cubrirnos de miedos
a pesar de estar desnudos.

Mi corazón vuelve a ti,
donde se quedaron mis sentimientos.
¿Donde está el amor
y esto que llevo dentro?
Lo busco, lo busco y no lo encuentro.
Donde quedó si quebró la soledad
y ahora no muero si no te tengo.

Hace tanto, tanto tiempo

Hace tanto, tanto tiempo,
que ya no me acompaña una musa
a este lado de mis sueños
que se convirtieron en pesadillas

Hace tanto, tanto tiempo,
que no existen poemas
que parece como si el mundo
hubiese encontrado otro Edén.

Hace tanto, tanto tiempo,
que las canciones no hablan de ti,
que confieso haber olvidado
lo que la vida me obligó a aprender
para seguir viviendo.

Hace tanto, tanto tiempo
que el invierno no me abraza
que parece que el frío
se marchó para que hoy
lo echase de menos.

Hace tanto, tanto tiempo
que el tiempo se detuvo
que a pesar de marcharte
aún hoy siento
que decidiste morir en mis adentros.

Hace tanto, tanto tiempo
que el amor se fue,
que mañana
cuando ya no esté entre nosotros
ni tan siquiera pensaremos en él.

Hace tanto, tanto tiempo
que llegó el tiempo de decir adiós
que ahora cuando debemos despedirnos
el olvido hizo eterno
y la nostalgia se apoderó de mis instintos.

Hace tanto, tanto tiempo...

miércoles, 5 de julio de 2017

Me iré

Me marcharé en silencio y cabizbajo,
casi sin decir nada,
sin despedirme, a paso lento,
y mi corazón sangrando,
latirá en mi sostenido, despacio.

Dejaré una carta tras la puerta,
el recuerdo de lo que un día fuimos,
el abrazo eterno,
una tarde de domingo.
Un adiós sin pronunciar,
porque aún duele el tiempo contigo.

Me voy sin sentir, lo siento,
me iré no se bien hacia dónde,
pero llegaré seguro a un destino.
Me voy sin besos que marchitar,
con el amor regado con olas de mar.
Me voy, sin el miedo a que vendrá.

Ayer fui sincero,
en aquella cama donde fuimos marineros,
donde remamos mar adentro
para susurrarte al oído te quiero.

Ayer fui sincero,
pero el tiempo pasa,
y se rompe el cielo.
Ayer, fue ayer, y hoy...
Hoy si no vienes conmigo
me muero.

Me iré a donde me llevé el destino.
Me iré aunque sea un cretino,
por no esperar a ahogar mis penas
en días de rosas y vino.

Me iré aunque me amargue la piel,
y la sangre se derrame al coser
la herida sin hilo,
solo con besarnos,
como dos desconocidos.

Me iré, pero te espero,
por si decides venir conmigo.

Lejos

Me enamoré de alguien que está lejos.
Muy lejos...
pero no tan lejos
como para que no le lleguen mis palabras.

Escribo...

Escribo esperando a que una de ellas
toque su hermosa alma,
ya que mis manos no pueden acariciar
la seda infinita de su cuerpo.

Llegó Enero

Se nos rompió el corazón,
entre gasolina y cuero.
Se nos quedó el alma seca...
Nos quedamos sin tiempo,
¿y ahora?
Ya no sabemos decir te quiero.

Se enciende el rojo de tus labios...
Se abren tus ojos,
y en tu mirada carreteras imposibles.
Nos congelamos.
Nuestras miradas se hicieron hielo.
Entre tú y yo frío.

Ya llegó Enero.
Los besos no son sinceros.
Los abrazos calientan lo justo
como para morder el anzuelo.
Los sentimientos al guardarropas del corazón
por si hay que llevárselos corriendo
y echar el abrigo por encima del miedo.

Solo queda una última calada
de este cigarrillo que compartimos.
Quizá sea el ultimo beso.
No sabes cómo hacerlo.
No sabes si será justo ser sincero.
No merecemos perder tiempo.



Intentaré ser hombre

Nunca te dije te quiero lo suficiente,
nunca te di los besos que merecias,
nunca entendí la vida sin sentir
lo inmensamente feliz que me hacías.
Se marchitó el seso...

Jamás comprendí el amor gratuito que desprendías...
Tus lágrimas de alegría,
tu sonrisa, tu fina ironía.
Esos ojos brillando tras el cristal
El diamante cristalino de la vida.
Y ahora... me di cuenta que te perdía.

Ahora que ya es tarde,
y la sal ya no cura las heridas,
y yo me acuerdo de ti...
Ahora ya es tarde,
y tú no me recuerdas a mi.

Dibujos indefinidos en tu piel rasgada
por el paso imparable del tiempo.
Tus manos encalladas de historia,
tu mirada perdida en el suelo...
Sueña volar...
Soñar que aún queda cielo.

Ayer fui niño.
Hoy intentaré ser hombre.
Un valor escrito, un sentimiento genético.
Mañana quizás sea padre,
ejemplo de raíz sin tierra,
que crece donde una familia se asienta.

A lo lejos se vislumbra un viejo,
el niño que se olvidó creciendo.
La ilusión que quemó el pasado,
el futuro de un tiempo malgastado.
Los hijos como valioso legado.

Nunca te dije te quiero lo suficiente.
Me dejé llevar por la rutina,
por el miedo que algun dia
tengo que perder,
y esa maldita soledad...
¿Dónde la dejaré?

Esa soledad se apoderó de mi,
antes que de ti.
Me desprendo de complejos,
reconozco sin rubor que eres mi espejo.
Soledad dame tiempo y consejo.

Entonces llegará el día
en que no alcance a tocarte
cuando el espacio sea infinito.
Entre tú y yo
solo quedarán mis recuerdos.
Y duele...

Duele saber que he aprendido
que la vida no se vive, se disfruta.
Que es mejor ser presente que pasado.
Que el futuro es tan incierto como nosotros.
Que la eternidad es ahora.
Duele saber que llorar alivia
a la vez que ahoga.

Entonces volveré a mi recuerdo...
buscaré tu sonrisa y reiré,
pensaré en tu experiencia,
para no cansarme de aprender.
Y saber que el mejor homenaje
que se puede hacer alguien importante
es no llegarle a olvidar.

Ven por mi

Me resguardo bajo la sombra del tiempo.
Este equipaje pesa lo justo
para poder arrastrar esta soledad
y albergar tus recuerdos,
que viajen siempre conmigo.
Solo así podré soportar
este hielo que me quema
cada vez nuestros cuerpos se alejan.

Mi mente sigue conectada a ti y
este corazón traicionero
decidió viajar dentro del tuyo
para dejarme más sólo
en este camino de piedras.
Me hago pequeño
si no estoy contigo,
me siento frágil,
me agita sentir el vuelo
del recuerdo de tu cuerpo,
me excita volver a hacerlo.

Antes de despedirme
llene el tarro de las esencias
del aroma de tu piel.
Te acaricié con los cinco sentidos,
para grabar a fuego tu piel a la mía,
para que cuando me miren te vean,
para que, a pesar de esta distancia,
viajes conmigo siempre.
Aspiré tu perfume hasta ahogarme,
hasta que me faltó el aire,
hasta que sentí morir por ti.

Te besé suave...
Sincero.
Sin prisa por marchar,
Caminaste hacia aquella puerta,
intenté secuestrarte con mi mirada,
apreté fuerte mis ojos
para fijar tu silueta en mi recuerdo
pero aquella forma se diluyó
como una gota de agua,
como el amor cuando llega sin avisar
pero se marcha sin mirar atrás...

Giraste la cabeza
y me sonreíste cómplice,
"Pronto volveré contigo, mi amor"
grité a la distancia...
y es que amar duele,
y este amor mata,
sin ti me aprieta las sienes.

Sálvame antes de que estalle,
ven por mi,
y que el mundo se enteré
que nos amamos,
que nada ni nadie nos calle.

In Humanos

Somos tan poco, que poco es demasiado para calificarnos. No somos nada, e incluso la nada tiene algo más que nuestras conciencias. Conformistas y egoístas. Necios en cuerpos que no nos corresponden.

No tenemos ni una pizca de amor por el prójimo, ni le cuidamos a él, no somos precavidos con nosotros. Inhumanos sin piel con piel. Seres indeseables, lo que Dios nunca soñó que fuésemos a ser.

Si yo fuese padre... Me odiaria profundamente por traerte a un mundo tan inhumano. Si yo fuese tú, me odiaria por darte una vida si es que la vida se puede llamar así. Porque no somos justos desde el mismo momento que hoy alguien que ríe mientras come y otro llora por inanición.

Somos bastante menos que un boceto en un lienzo en blanco. El garabato de un niño tiene más sentido que nuestros actos. Insensatos, insensibles, incómodos, incorrectos. Tenemos vida que es más de lo que merecemos tener. Introspectivos.

El agujero de nuestro ombligo fue la única vida cierta que percibió nuestro cuerpo. Algunos incluso lo están llegando a perder. Bacterias de carne y hueso. Contaminantes con el medio. Humanos nos llaman sin llegarlo a ser. Nuestra madre es el último ser lo más parecido a un humano que llegamos a ver.

Ahora deja de caer... y eleva tu voz y grita porque la vida la puedes cambiar, con un roce de piel, con una caricia y el buen acto que olvidaste hacer... ahora camina y vuela si lo necesitas, solo es cuestión de tener fé, intenta creer. Cree en ti mismo y cree en mí porque de nuevo puede volver a amanecer.

Que el peso de tu alma te sujete en el suelo. Que nadie nos haga perder. Que vivir sea un acto de vida  que me haga creer en el inhumano ser que hoy da vueltas sin sentido al Sol mientras que el Sol sigue esperando alumbrar un mundo mejor.

Quédate en mi planeta

Quedate en mi planeta,
aquí las noches son más cortas
y apenas quedan días
en los que lastimar tu mala suerte.
Apenas queda nada de otras vidas,
solo queda esto,
solo queda lo que miras.

Me sobra un puñado de besos que darte,
y tengo olvido para olvidarte,
me falta invierno para desnudarte
y me faltas tu cuerpo para abrazarte.
Me falta tanto
que no sé dónde encontrarte
aunque te sientes delante.

Sigo buscándote
recorriendo tus calles vacías de aire.
Sigo soñandote
y no sé si mi pesadilla será esperarte
a que vengas a matarme;
de amor o sueños,
aquí en la Tierra o en Marte.

Sube a mi nave espacial,
llévame lejos de este planeta
donde este amor tóxico
no nos llegue a contaminar.
Volemos juntos,
habitemos una estrella
que aún no haya comenzado a brillar.

Allí donde residen los sueños,
donde el frío se abraza a la oscuridad,
caminaremos juntos.
Allí donde se esconden los genios,
tratando de vivir su normalidad
sin perturbar sus mundos
nos amaremos en silencio
e hipnotizaremos a las musas de sus cuentos.


Medianoche

Duermes y tu cuerpo tiembla de frío,
mientras buscas sin querer abrigo
en el beso que guardo conmigo.

Buscas el sueño inalcanzable,
el imposible que cumplir.
Buscas.
Buscas... Sin saber dónde ir
pero míra bien que está dentro de ti,
aunque te empeñes en soñar
lo áspero del mundo y
el otoño en el mes de Abril.

Duermes y la luna llena te vigila,
guardando cielos de estrellas
mientras iluminan nuestras vidas.

Dos suspiros y un cuarto a oscuras,
dos siluetas que se funden en una sombra.
Tus senos calmaran él hambre del mundo,
Su boca saciará el amor profundo.
Tu tiempo arde y somos cenizas de soledad.
Derrama mis sentimientos,
vierte esta verdad que es amar sin dudar.

Despiertas a media noche y ves amanecer,
el sueño te desvela y no entiendes bien
si querer o no querer, sin ser o temer.


Mi fiel amiga

... el silencio me acompaña
porque es mejor callarse
cuando no sabes que decir,
que hablar para equivocarse
y que se mofen de ti...

Hablar de sentimientos
es tan serio como ingrato.
Empatizamos enfermizamente.
Los hacemos nuestros,
lloramos, reímos, amamos...
Salvamos almas heridas
por desamores de tanta gente.

No me vengan con cuentos.
Todos hemos hecho fábulas,
nos hemos sentido protagonistas.
Todos hemos salvado a la niña
que actuaba en la película.
Hemos sido héroes
de inenarrables conquistas.

Hoy es el día de la poesía,
Llegó el equinoccio de primavera.
Hoy escribí de ti
a pesar que te dejé perdida
en la arena de la costera.
Hoy me acordé de ti,
mi fiel amiga y compañera.

Inocencia

...La muerte vestía como una fulana pordiosera, flaca y desdentada que venía de pasarse por su entrepierna a todos tus enemigos, pero aún así decidiste que no era el momento de rendirse. A pesar de tu corta edad la miraste a los ojos y te fuiste a por ella, decidido a plantarle cara y pelear. No era tu momento y lo sabías.

Pusiste toda la carne en el asador tras levantarte del frío suelo que trataba de congelar tu espalda para dejarla pegada al suelo a la espera de cuatro montones de arena que te cubriesen para certificar tu defunción. Nunca te habías dado por vencido y aquella vez no iba a ser menos por lo que desde tu balcón de insolente inocencia decidiste que a partir de hoy despertarías vestido de ilusión, con la sonrisa vírica y contagiosa que llenaría el mundo de una nueva luz, con los ojos brillantes, casi vidriosos por la nueva oportunidad brindada, donde se reflejan la experiencia y el miedo, pero donde aprenderemos más que en una vida entera.

Donde muchos firman que viven, tu afirmas que sobrevives y por ello das gracias de forma exacerbada, redundante y cíclica.
 para tí, cada día es un nueva oportunidad para demostrarnos que vivir, no es sólo vida... vivir tiene algo más que sólo sabiendo que mañana es incierto hace cada segundo especial. Cada aroma, cada rugosidad, cada tejido, es diferente y único.  Irrepetible. Como nosotros... cómo este momento.

Amas sin pedir nada a cambio y en cambio nosotros amábamos esperando más de lo mismo cuando ese era nuestro error... esperar. No esperes nunca nada ni a nadie, sigue caminando pase lo que pase...

Palindroma

... y mi alma...
se escapa y me ciega,
deja vacío el hueco
donde se escribe
tu nombre
en el aire

...en llamas...
incendia mi melodía,
de pétalos negros
marchitos con lágrimas
y toma la tempestad,
como bandera en calma

... se cobra...
con certeza en los silencios
fugaces e inquetantes
entre los pensamientos
ahogados de pasado
en el mar de amar

...tu vida...
sin que nadie reclame,
trazando un garabato,
olvidando como se hace
para trazar un futuro
entre tempestades de besos.

domingo, 15 de enero de 2017

Los árboles no lloran

Todas las paredes
tienen escritas te amo
mientras te busco
y no te encuentro, corazón.
Por si quieres volver
y no encuentras el camino
donde nos amamos los dos.

Hace frío
y aún no acabó el invierno.
Los árboles no lloran
porque sus lágrimas se congelan
antes de derramarse por su rostro.

Se quedaron desnudos
y esperan primaveras
para vestirse de chaqué,
con sus sombrero de copa y su pajarita,
con sus mariposas flotando alrededor
mientras revolotea el corazón.

Llueve y los días pasan.
Llueve y no estas conmigo.
Llueve y está vida sin ti,
carece de sentido.
Llueve, y por llover,
este frío me dejó vacío.
Llueve mientras te extraño,
¿Dónde estás corazón mío?

Recorre otra vez estas calles,
y calla, no digas nada,
sólo calla y escucha tu alma,
ella es el consejo que esperabas.
Búscate y búscame,
y si me encuentras, bésame.

Sólo pido eso,
aunque no vuelvas,
sólo pido eso,
que me entregues un último beso,
el que sale del adiós sincero,
el que sale antes de decir te quiero.