miércoles, 5 de julio de 2017

Me iré

Me marcharé en silencio y cabizbajo,
casi sin decir nada,
sin despedirme, a paso lento,
y mi corazón sangrando,
latirá en mi sostenido, despacio.

Dejaré una carta tras la puerta,
el recuerdo de lo que un día fuimos,
el abrazo eterno,
una tarde de domingo.
Un adiós sin pronunciar,
porque aún duele el tiempo contigo.

Me voy sin sentir, lo siento,
me iré no se bien hacia dónde,
pero llegaré seguro a un destino.
Me voy sin besos que marchitar,
con el amor regado con olas de mar.
Me voy, sin el miedo a que vendrá.

Ayer fui sincero,
en aquella cama donde fuimos marineros,
donde remamos mar adentro
para susurrarte al oído te quiero.

Ayer fui sincero,
pero el tiempo pasa,
y se rompe el cielo.
Ayer, fue ayer, y hoy...
Hoy si no vienes conmigo
me muero.

Me iré a donde me llevé el destino.
Me iré aunque sea un cretino,
por no esperar a ahogar mis penas
en días de rosas y vino.

Me iré aunque me amargue la piel,
y la sangre se derrame al coser
la herida sin hilo,
solo con besarnos,
como dos desconocidos.

Me iré, pero te espero,
por si decides venir conmigo.

Lejos

Me enamoré de alguien que está lejos.
Muy lejos...
pero no tan lejos
como para que no le lleguen mis palabras.

Escribo...

Escribo esperando a que una de ellas
toque su hermosa alma,
ya que mis manos no pueden acariciar
la seda infinita de su cuerpo.

Llegó Enero

Se nos rompió el corazón,
entre gasolina y cuero.
Se nos quedó el alma seca...
Nos quedamos sin tiempo,
¿y ahora?
Ya no sabemos decir te quiero.

Se enciende el rojo de tus labios...
Se abren tus ojos,
y en tu mirada carreteras imposibles.
Nos congelamos.
Nuestras miradas se hicieron hielo.
Entre tú y yo frío.

Ya llegó Enero.
Los besos no son sinceros.
Los abrazos calientan lo justo
como para morder el anzuelo.
Los sentimientos al guardarropas del corazón
por si hay que llevárselos corriendo
y echar el abrigo por encima del miedo.

Solo queda una última calada
de este cigarrillo que compartimos.
Quizá sea el ultimo beso.
No sabes cómo hacerlo.
No sabes si será justo ser sincero.
No merecemos perder tiempo.



Intentaré ser hombre

Nunca te dije te quiero lo suficiente,
nunca te di los besos que merecias,
nunca entendí la vida sin sentir
lo inmensamente feliz que me hacías.
Se marchitó el seso...

Jamás comprendí el amor gratuito que desprendías...
Tus lágrimas de alegría,
tu sonrisa, tu fina ironía.
Esos ojos brillando tras el cristal
El diamante cristalino de la vida.
Y ahora... me di cuenta que te perdía.

Ahora que ya es tarde,
y la sal ya no cura las heridas,
y yo me acuerdo de ti...
Ahora ya es tarde,
y tú no me recuerdas a mi.

Dibujos indefinidos en tu piel rasgada
por el paso imparable del tiempo.
Tus manos encalladas de historia,
tu mirada perdida en el suelo...
Sueña volar...
Soñar que aún queda cielo.

Ayer fui niño.
Hoy intentaré ser hombre.
Un valor escrito, un sentimiento genético.
Mañana quizás sea padre,
ejemplo de raíz sin tierra,
que crece donde una familia se asienta.

A lo lejos se vislumbra un viejo,
el niño que se olvidó creciendo.
La ilusión que quemó el pasado,
el futuro de un tiempo malgastado.
Los hijos como valioso legado.

Nunca te dije te quiero lo suficiente.
Me dejé llevar por la rutina,
por el miedo que algun dia
tengo que perder,
y esa maldita soledad...
¿Dónde la dejaré?

Esa soledad se apoderó de mi,
antes que de ti.
Me desprendo de complejos,
reconozco sin rubor que eres mi espejo.
Soledad dame tiempo y consejo.

Entonces llegará el día
en que no alcance a tocarte
cuando el espacio sea infinito.
Entre tú y yo
solo quedarán mis recuerdos.
Y duele...

Duele saber que he aprendido
que la vida no se vive, se disfruta.
Que es mejor ser presente que pasado.
Que el futuro es tan incierto como nosotros.
Que la eternidad es ahora.
Duele saber que llorar alivia
a la vez que ahoga.

Entonces volveré a mi recuerdo...
buscaré tu sonrisa y reiré,
pensaré en tu experiencia,
para no cansarme de aprender.
Y saber que el mejor homenaje
que se puede hacer alguien importante
es no llegarle a olvidar.

Ven por mi

Me resguardo bajo la sombra del tiempo.
Este equipaje pesa lo justo
para poder arrastrar esta soledad
y albergar tus recuerdos,
que viajen siempre conmigo.
Solo así podré soportar
este hielo que me quema
cada vez nuestros cuerpos se alejan.

Mi mente sigue conectada a ti y
este corazón traicionero
decidió viajar dentro del tuyo
para dejarme más sólo
en este camino de piedras.
Me hago pequeño
si no estoy contigo,
me siento frágil,
me agita sentir el vuelo
del recuerdo de tu cuerpo,
me excita volver a hacerlo.

Antes de despedirme
llene el tarro de las esencias
del aroma de tu piel.
Te acaricié con los cinco sentidos,
para grabar a fuego tu piel a la mía,
para que cuando me miren te vean,
para que, a pesar de esta distancia,
viajes conmigo siempre.
Aspiré tu perfume hasta ahogarme,
hasta que me faltó el aire,
hasta que sentí morir por ti.

Te besé suave...
Sincero.
Sin prisa por marchar,
Caminaste hacia aquella puerta,
intenté secuestrarte con mi mirada,
apreté fuerte mis ojos
para fijar tu silueta en mi recuerdo
pero aquella forma se diluyó
como una gota de agua,
como el amor cuando llega sin avisar
pero se marcha sin mirar atrás...

Giraste la cabeza
y me sonreíste cómplice,
"Pronto volveré contigo, mi amor"
grité a la distancia...
y es que amar duele,
y este amor mata,
sin ti me aprieta las sienes.

Sálvame antes de que estalle,
ven por mi,
y que el mundo se enteré
que nos amamos,
que nada ni nadie nos calle.

In Humanos

Somos tan poco, que poco es demasiado para calificarnos. No somos nada, e incluso la nada tiene algo más que nuestras conciencias. Conformistas y egoístas. Necios en cuerpos que no nos corresponden.

No tenemos ni una pizca de amor por el prójimo, ni le cuidamos a él, no somos precavidos con nosotros. Inhumanos sin piel con piel. Seres indeseables, lo que Dios nunca soñó que fuésemos a ser.

Si yo fuese padre... Me odiaria profundamente por traerte a un mundo tan inhumano. Si yo fuese tú, me odiaria por darte una vida si es que la vida se puede llamar así. Porque no somos justos desde el mismo momento que hoy alguien que ríe mientras come y otro llora por inanición.

Somos bastante menos que un boceto en un lienzo en blanco. El garabato de un niño tiene más sentido que nuestros actos. Insensatos, insensibles, incómodos, incorrectos. Tenemos vida que es más de lo que merecemos tener. Introspectivos.

El agujero de nuestro ombligo fue la única vida cierta que percibió nuestro cuerpo. Algunos incluso lo están llegando a perder. Bacterias de carne y hueso. Contaminantes con el medio. Humanos nos llaman sin llegarlo a ser. Nuestra madre es el último ser lo más parecido a un humano que llegamos a ver.

Ahora deja de caer... y eleva tu voz y grita porque la vida la puedes cambiar, con un roce de piel, con una caricia y el buen acto que olvidaste hacer... ahora camina y vuela si lo necesitas, solo es cuestión de tener fé, intenta creer. Cree en ti mismo y cree en mí porque de nuevo puede volver a amanecer.

Que el peso de tu alma te sujete en el suelo. Que nadie nos haga perder. Que vivir sea un acto de vida  que me haga creer en el inhumano ser que hoy da vueltas sin sentido al Sol mientras que el Sol sigue esperando alumbrar un mundo mejor.

Quédate en mi planeta

Quedate en mi planeta,
aquí las noches son más cortas
y apenas quedan días
en los que lastimar tu mala suerte.
Apenas queda nada de otras vidas,
solo queda esto,
solo queda lo que miras.

Me sobra un puñado de besos que darte,
y tengo olvido para olvidarte,
me falta invierno para desnudarte
y me faltas tu cuerpo para abrazarte.
Me falta tanto
que no sé dónde encontrarte
aunque te sientes delante.

Sigo buscándote
recorriendo tus calles vacías de aire.
Sigo soñandote
y no sé si mi pesadilla será esperarte
a que vengas a matarme;
de amor o sueños,
aquí en la Tierra o en Marte.

Sube a mi nave espacial,
llévame lejos de este planeta
donde este amor tóxico
no nos llegue a contaminar.
Volemos juntos,
habitemos una estrella
que aún no haya comenzado a brillar.

Allí donde residen los sueños,
donde el frío se abraza a la oscuridad,
caminaremos juntos.
Allí donde se esconden los genios,
tratando de vivir su normalidad
sin perturbar sus mundos
nos amaremos en silencio
e hipnotizaremos a las musas de sus cuentos.


Medianoche

Duermes y tu cuerpo tiembla de frío,
mientras buscas sin querer abrigo
en el beso que guardo conmigo.

Buscas el sueño inalcanzable,
el imposible que cumplir.
Buscas.
Buscas... Sin saber dónde ir
pero míra bien que está dentro de ti,
aunque te empeñes en soñar
lo áspero del mundo y
el otoño en el mes de Abril.

Duermes y la luna llena te vigila,
guardando cielos de estrellas
mientras iluminan nuestras vidas.

Dos suspiros y un cuarto a oscuras,
dos siluetas que se funden en una sombra.
Tus senos calmaran él hambre del mundo,
Su boca saciará el amor profundo.
Tu tiempo arde y somos cenizas de soledad.
Derrama mis sentimientos,
vierte esta verdad que es amar sin dudar.

Despiertas a media noche y ves amanecer,
el sueño te desvela y no entiendes bien
si querer o no querer, sin ser o temer.


Mi fiel amiga

... el silencio me acompaña
porque es mejor callarse
cuando no sabes que decir,
que hablar para equivocarse
y que se mofen de ti...

Hablar de sentimientos
es tan serio como ingrato.
Empatizamos enfermizamente.
Los hacemos nuestros,
lloramos, reímos, amamos...
Salvamos almas heridas
por desamores de tanta gente.

No me vengan con cuentos.
Todos hemos hecho fábulas,
nos hemos sentido protagonistas.
Todos hemos salvado a la niña
que actuaba en la película.
Hemos sido héroes
de inenarrables conquistas.

Hoy es el día de la poesía,
Llegó el equinoccio de primavera.
Hoy escribí de ti
a pesar que te dejé perdida
en la arena de la costera.
Hoy me acordé de ti,
mi fiel amiga y compañera.

Inocencia

...La muerte vestía como una fulana pordiosera, flaca y desdentada que venía de pasarse por su entrepierna a todos tus enemigos, pero aún así decidiste que no era el momento de rendirse. A pesar de tu corta edad la miraste a los ojos y te fuiste a por ella, decidido a plantarle cara y pelear. No era tu momento y lo sabías.

Pusiste toda la carne en el asador tras levantarte del frío suelo que trataba de congelar tu espalda para dejarla pegada al suelo a la espera de cuatro montones de arena que te cubriesen para certificar tu defunción. Nunca te habías dado por vencido y aquella vez no iba a ser menos por lo que desde tu balcón de insolente inocencia decidiste que a partir de hoy despertarías vestido de ilusión, con la sonrisa vírica y contagiosa que llenaría el mundo de una nueva luz, con los ojos brillantes, casi vidriosos por la nueva oportunidad brindada, donde se reflejan la experiencia y el miedo, pero donde aprenderemos más que en una vida entera.

Donde muchos firman que viven, tu afirmas que sobrevives y por ello das gracias de forma exacerbada, redundante y cíclica.
 para tí, cada día es un nueva oportunidad para demostrarnos que vivir, no es sólo vida... vivir tiene algo más que sólo sabiendo que mañana es incierto hace cada segundo especial. Cada aroma, cada rugosidad, cada tejido, es diferente y único.  Irrepetible. Como nosotros... cómo este momento.

Amas sin pedir nada a cambio y en cambio nosotros amábamos esperando más de lo mismo cuando ese era nuestro error... esperar. No esperes nunca nada ni a nadie, sigue caminando pase lo que pase...

Palindroma

... y mi alma...
se escapa y me ciega,
deja vacío el hueco
donde se escribe
tu nombre
en el aire

...en llamas...
incendia mi melodía,
de pétalos negros
marchitos con lágrimas
y toma la tempestad,
como bandera en calma

... se cobra...
con certeza en los silencios
fugaces e inquetantes
entre los pensamientos
ahogados de pasado
en el mar de amar

...tu vida...
sin que nadie reclame,
trazando un garabato,
olvidando como se hace
para trazar un futuro
entre tempestades de besos.

domingo, 15 de enero de 2017

Los árboles no lloran

Todas las paredes
tienen escritas te amo
mientras te busco
y no te encuentro, corazón.
Por si quieres volver
y no encuentras el camino
donde nos amamos los dos.

Hace frío
y aún no acabó el invierno.
Los árboles no lloran
porque sus lágrimas se congelan
antes de derramarse por su rostro.

Se quedaron desnudos
y esperan primaveras
para vestirse de chaqué,
con sus sombrero de copa y su pajarita,
con sus mariposas flotando alrededor
mientras revolotea el corazón.

Llueve y los días pasan.
Llueve y no estas conmigo.
Llueve y está vida sin ti,
carece de sentido.
Llueve, y por llover,
este frío me dejó vacío.
Llueve mientras te extraño,
¿Dónde estás corazón mío?

Recorre otra vez estas calles,
y calla, no digas nada,
sólo calla y escucha tu alma,
ella es el consejo que esperabas.
Búscate y búscame,
y si me encuentras, bésame.

Sólo pido eso,
aunque no vuelvas,
sólo pido eso,
que me entregues un último beso,
el que sale del adiós sincero,
el que sale antes de decir te quiero.