martes, 27 de agosto de 2013

Saber de ti

Quiero ver lunas colgadas de tu cuello,
quiero ver mares en el fondo de tus ojos,
quiero ser quien te roba los sueños,
quiero ser el beso en tus labios rojos.

Sentir la infinita brisa marina de tu mirada,
refrescar mi corazón al despertar la mañana,
volver a nacer si me regalas palabras
que me descubran que estas ilusionada.

A esta distancia inmensa
le pueden las ganas de saber de ti.
A este silencio a gritos ahogados
le escuchan los sordos enamorados,
a este amor, le amo,
le juro que estoy enamorado.

A este insomnio de verano
le temo mientras duermo,
porque aún quedan sueños  incompletos,
y los miedos se desnudan primero.

Este amor llega sin querer,
silencioso y verdadero.
Este amor me sabe a dulce
de sentimiento sincero.

Quiero amor

Quiero ver lunas colgadas de tu cuello,
quiero ver mares en el fondo de tus ojos,
quiero ser quien te roba los sueños,
quiero ser el beso en tus labios rojos,
quero ser quien salve tus lágrimas
si ahogan en un profundo pozo.

Sentir la infinita brisa marina de tu mirada,
refrescar mi corazón al despertar la mañana,
volver a nacer si me regalas palabras
que me descubran que estas ilusionada,
volver a ser yo desde mi interior,
y hacia afuera pintar de color
una sonrisa en blanco y negro sombreada.

A esta distancia inmensa
le pueden las ganas de saber de ti.
A este silencio a gritos ahogados
le escuchan los sordos enamorados,
a este amor, le amo,
le juro que estoy enamorado,
y que el maldito ruido quedó en el pasado.

A este insomnio de verano
le temo mientras duermo,
mientras los sueños quedan incompletos,
y los miedos se desnudan primero.
Este amor llega sin querer,
silencioso y verdadero.
Este amor sabe a dulce sincero.

A este adiós le sucede un hasta luego,
ten cuidado, te espero.
A este amor le pueden las ganas de llegar
a la sombra de tus labios primero.
A este tiempo le detengo el recuerdo
esperando soñar fuerte sin miedo.
A esta soledad que sentía
la mandé de viajes y vuelos.
A ti, te tatúo entre mis venas
con la palabra te quiero.

Me duele

Me duele la piel.
Me duele el alma.
Me duele el amor
que escapó por mi espalda.

Me duele el adiós
que te diré mañana.
Me duele saber
que ya no queda nada.

Me duele ser fugaz.
Me duele la estrella gastada.
Me duele el abrigo
descolgado en la entrada.

Me duelen más las miradas
que las acentuadas palabras.
Duelen más las verdades a medias
que las mentiras contadas.

Me duele ver tu sonrisa
reflejada en unos ojos extraños.
Me duele ver que me duele
y que siguen pasando los años.

Me duelen las manos
de levantarme del suelo.
Me duelen las alas
cuando caí al cielo.

Me duelen las palabras
que sienten miedo.
Me duele si me dices
sin querer te quiero.

sábado, 3 de agosto de 2013

Antes de crecer

Y entonces abrió los ojos y se dió cuenta que se había hecho mayor de golpe. Sus ilusiones quedaron al fondo del cajón de su ropa interior, sus miedos se estamparon en todas las camisetas y nadie volvió a mirarla igual. Su semblante cambió por completo. 

De los sueños a las pesadillas había solo un fotograma incompleto que se rellenó de malas experiencias, y todo casi sin querer. Simplemente por abrir los ojos y ver que el Sol no siempre calienta con la misma intensidad. Entonces descubrió que el mundo no gira alrededor de su eje, sino que las historias dan vueltas alrededor de si mismas. A veces son días, otras son noches. A veces son recuerdos de diamantes sin pulir, otras son piedras volcánicas hirviendo en los reproches. A veces duelen tanto como la primera vez... a veces vuelven por volver. 

Los malos recuerdos forman parte de esos pedazos de estrellas que dejaron de brillar, los buenos se escondieron a contraluz dejando solamente sombras a su paso. Entonces se dió cuenta que se había enamorado una vez. Se dió cuenta que estaba sola y que para amar hay que ser funambulista para cruzar de un corazón a otro sin mirar abajo, caminar en el abismo sin red, amar sin temer a volver a caer. 

Y entonces abrió los ojos, habia vuelto donde todo empezó antes de crecer.

Intenciones

Cuando un cero a la derecha sea igual a nada,
el diez sea imperfecto
y el Sol salga mas de noche que de día,
la vida volverá a ser vida.

Cuando sonreir sea motivo de tristeza.
Cuando no parar quieto se acueste con la pereza
y la verdad sea de mentira,
la mar se quedará seca.

Cuando la cuesta arriba sea fácil de remontar,
enamorarse nos preocupe mas que llorar
y morir sea tan incierto como resucitar,
el tiempo no se detendrá.

Cuando un si quiera decir no,
cuando las canciones tristes no hablen de amor,
cuando al mismo tiempo que llueva haga calor,
dejaré de ser yo.

Y así se acaba este domingo
con sabor a otoño en pleno verano.
Asi contigo y tú adiós escrito en las manos.
Así le digo hola al pasado.

El olvido es testigo (Tropezar Contigo)

Vuelve a tropezar contigo, y yo conmigo.
Vuelve a caer en esta piedra,
con tu nombre grabado en mi camino
que aunque intento dejarte en el olvido,
el olvido siempre viaja conmigo,
el olvido acaba siendo testigo.

Arráncame el alma.
Descóseme el corazón a jirones.
Que mi sangre vista de rojo tus uñas
a la par que clavas en mi espalda el delirio,
mientras dejas el lienzo de esta piel
tatuado de éxtasis helado y fuego frío.

Imposible no postrarme ante ti, caer arrodillado.
Si tu ejercito rompre filas,te defenderé,
de tu corazón me hice soldado.
Al final las cicatrices quedan para recordar
cuantas veces has caido derrotado,
si te has equivocado o te has enamorado.

Destrózame para luego reconstruirme.
Durmámos en los escombros de los malos recuerdos.
Sembremos sonrisas de sueños,
que de noche crecen más rápido las pasiones
y estas piedras son cómodos colchones,
son duras y penas, son emociones.

Mañana te irás en silencio
y yo me quedaré dormido,
con tus rítmicos jadeos,
con tus salvajes gemidos.
Mañana te irás y de nuevo
mi corazón quedará destruido.