jueves, 18 de agosto de 2016

Desierto

Llenaste mi desierto de arena,
mis ojos de lágrimas,
y ahora que no estás
mi soledad se hizo pena... 

Se quemó este amor,
nos quedamos sin cena.
Apenas fueron tres años, dos lunas...
y rotos los cristales
se clavaron en el alma
y perdiendo nos hicimos daño,
a pesar de amarnos
nos miramos como extraños.

Seguir caminando
ese es mi destino...
Seguir...
Hasta donde me alcance el camino.
Servir...
Por las migas de pan que vertimos
por procurar ser los mismos, sentimos.

Hay historias que terminan
antes de empezar a estar vivos.
Al pan, pan y ¿al vino...?
Al vino, una buena tapa de jamón
que tenemos que brindar
por quien vino
y no por lo que pudo ser
y hoy es desatino.

Q

Que nadie te diga
como has de vivir.
Que la sonrisa sea
el mejor vestido que puedes lucir.
Que las lágrimas que más brillen 
sean las de tus pendientes,
y así sientas que no eres tan diferente.
Que las miradas sean tan cristalinas,
como tu belleza alcance a vislumbrar.
Que las verdades sean tan ciertas
como que quien te maltrata
pierde cualquier humana integridad.
Que tu vida sea más vida,
mientras mi vida sea tuya...
Que ninguna frontera nos obstruya.
Que somos dueños del mismo mundo
el que construimos sin discursos.
Que la igualdad sea eso...
Que la opresión pierda peso.