sábado, 22 de mayo de 2010

Sensualidad, Fragilidad y Olvido

Sensualidad...

Recorrer las curvas de tu cuerpo,
sin casco ni cinturón,
y accidentarme en la montañas rocosas
que tienes cerca del corazón.
Esperaré que vengas a socorrerme,
que me destierres al infierno de tu cuerpo
que me secuestren, que nunca mas salga de ahí,
beberme poquito a poco tu dulce veneno.

Fragilidad...

Las lágrimas recorren tus mejillas
y se enojan conmigo por no estar.
Porque no tienen por donde discurrir
antes de caer de tu rostro al suelo,
porque antes el que las guardaba
para los dos, incomprensiblemente, era yo,
porque me marche sin avisar
y con el frasco de vida sin destapar.

Olvido...

Viajaré hasta a ti cada noche
para arroparte si tienes frío,
viajaré para darte los besos
que me llevé a mi nuevo espacio,
viajaré por tus recuerdos
y los momentos que pasamos
cerquita del alma,
dormidos y amarrados.

lunes, 17 de mayo de 2010

Esperaré

Esperaré sentado al sur.
Esperaré sentado y tú
que no llegas a darme luz,
que todo se me hace oscuro
y llevo como puedo el peso de mi cruz.
Esperaré pacientemente impacientado
a que vengas poco a poco a mi lado.
Esperaré aunque me dejes callado,
esperaré porque te quiero,
porque eres todo lo deseado.

Noche tras noche, esperaré.
Esperaré cuando los sueños
vacíos de sentimientos
me encuentren al amanecer.
Al caer del cielo,y volver a caer,
a creer mi sueño,y volver a creer,
que puedo cantarte al oído
y que tú me puedes querer.

Esperaré con llegar al aire,
ese que te roba las caricias,
y a escondidas podré amarte,
donde resurgiré de mis cenizas
donde una vez me amaste,
y alguna otra vez me mataste.

Esperaré a que llegues,esperaré,
sentado en esta blanca cama,
esperaré con un ramo de rosas
para que avivemos las llamas.
Esperaré, y me dejaré el alma.
Esperaré densos amaneceres entre sabanas,
y cuando llegues a sentirme sabrás
que te amo porque te amo,
y que te sueño por nada,
que me reflejo en tu mirada,
cristalina y transparente cuando amas,
oscura, triste y apagada,
cuando a ratitos te enfadas.
Esperaré una y otra vez.
Te esperaré, como esperaste tú
nuestra primera vez.

sábado, 15 de mayo de 2010

Sólo tengo un verso

Hoy sólo tengo un verso,
pero es el verso de lo flamenco.
Hoy sólo tengo un sueño
y es deseo encontrarte
y juntos abrir las alas al viento.

Silencio.

Un quejío andaluz rompe la noche,
un cantar del alma.
Estas son las únicas letras de hoy,
fruto del insomnio forzado,
de la inspiración que me das.

Te cuento.

Hoy sin eso no siento,
porque no hay noches sin día
y no hay aire sin viento,
porque no hace falta mucho
para que desnude lo que siento
y te muestre que te llevo dentro.

domingo, 9 de mayo de 2010

Los niños buenos

Los niños buenos
ya no bailan con princesas.
Ellas los prefieren malos,
de esos de los que no besan la mano,
de los que con el paso de los años,
acaban haciendo daño.

Los niños buenos
nunca están de moda.
Ellos se esconden a llorar
por tu amor a solas,
porque lo que sienten es de verdad,
porque sus sentimientos son sinceridad,
porque siempre van de frente,
con el cara a cara de esta realidad.

Los niños buenos
son los que esconden la mirada
si les miras sugestiva,
son los que tartamudean
cuando están con las reinas,
los que por mas que quieran,
no se rodean de musas, de divas.

Ellos sueñan con abrazos sinceros,
ellos hablan y comprenden,
ellos escuchan cuando les partes el corazón,
porque confiesas que aquel
te ha dedicado una canción,
pero no ha elegido la que te gusta,
ellos si saben cual es la mejor.

Ojos tristes y sonrisas ocultas,
el alma entre las manos,
a pecho descubierto
y a cielo abierto
les abrazas como abrazas a un hermano,
y por dentro que se rompen
porque quieren el abrazo de quien se sabe amado.

Los niños buenos
y su exquisita educación,
siempre a tus pies,
ellos viven en su mundo de papel,
que se arruga facilmente
y todo acaba por morir,
ellos viven los días esperándote,
a que todo gire y el amor
te descubra esta vez ante él.

¿Quién quiere ser como ellos?
¿Quién despierta entre tus brazos?
Los niños buenos,
especie en peligro de extinción.
Ya no quedan caballeros,
tampoco princesas de cuentos,
ni brujas malas que hechicen amor.
No hay besos que conviertan
ranas en príncipes,
ni caballeros andantes
camuflados con el escudo del valor.
Ya no quedan niños buenos,
espero que quedemos tu y yo,
sinceros con la bandera roja,
la bandera de mi corazón.