viernes, 26 de marzo de 2010

Y, ¿si eres tú?

Esta noche,
como todas las noches
voy a pensar en ti.
No hay nada mas gratificante
que cerrar los ojos
y abrir las alas antes de dormir.
Volaremos raso,
con miedo de caer al suelo,
aunque yo estaré a tu lado
para que puedas alzar el vuelo.

Desearía estar a tu lado,
y que apoyases tu cabeza sobre mi pecho.
Me encantaría que me abrazases,
que me mimases,
que te enganchases,
que viésemos pasar
juntos las estrellas del cielo,
que pidiésemos los mismos deseos,
que nos deseáramos, yo ya lo hago...
que cuando tuvieras frío
te arropase con mi cuerpo.

No conozco la plenitud,
pero nunca antes había sentido como siento.
¿Paz? me pregunto, quizá no sé.
El corazón me late
a mil por hora con solo sentirte cerca,
nunca en tanto tiempo
me sentí feliz.

Tantas ideas,
tantos sueños,
tu, yo, ellos, nosotros,
alcanzar el Sol,
calentarnos con la luna,
cualquier cosa es posible,
cuando aprieto el corazon.
Que se queden las palabras,
que no floten sobre el mar,
porque lo que flota se hunde,
tarde o temprano tiene que empezar.

Renegare de las palabras
que un día escribí
porque el amor todo lo puede,
porque el amor daña mas que un misil.
Esperare sentado
a la orilla de la vida
que ese mar que esta frente a mi
rompa con una ola
y me anuncie tu llegada,
poco a poco
te vas haciendo mas grande
pero ese lazo que te llena de vida
un día se rompera,
y estarás aquí conmigo.

Un rosario de sentimientos
que me azotan en la cabeza
y no dejo de pensarte.
Eres el norte de mi brújula
y los días de mi calendario,
esos benditos días
que se posaron en nuestras manos.
Deseo arrancar todas las hojas de golpe
y encontrarte allí,
con un abrazo sincero,
solamente espero un te quiero...
Y, ¿si eres tú?

miércoles, 17 de marzo de 2010

¿¿Y si existe el amor??

Ayer descubrí la grandeza de un elemento gracias a una conversación con dos amigas. La charla que al principio empezó siendo tres, después cinco y después, no sé, ¿quizás todo el mundo?, porque es algo que nos concierne a todos, es algo que todo el mundo ha oído hablar de él pero nadie lo conoce. En fin el AMOR es lo que tiene. La pregunta era: ¿EL AMOR EXISTE? Mientras unos defendíamos el idealismo del amor, otros defendían este estatus como la amistad llevada al extremo, otros sin embargo certificaban que el amor llega sólo y se mete dentro de nosotros sin pedir permiso.

Yo me situó al lado de los que dice que el amor existe. Porque decirme que es el amor, sino más que la muestra de sentimientos sin necesidad de decirlo porque todo lo que haces por y para esa persona es por amor.

Ahora bien, no confundamos el amor con el enamoramiento. El amor nos acecha cada día a cada segundo y desde mi punto de vista, es lo que descubrimos cuando el enamoramiento acaba. Es esa sensación en la que sientes que estás incompleto cuando esa persona a la que amas no esta cerca, es un abrazo sin pedir más, es acercar la jarra de agua cuando la pides mientras dedicas una caricia al pasarla de mano en mano, es esa mirada cómplice cuando encuentras esa dificultad, es ese beso al anochecer, y porque no el amor también es esa voz que te doy cuando hay algo de ti que no me gusta, es esa boca torcida porque no consigo lo que quiero, es ese silencio entre dos cuando algo no va bien, pero sabes que a pesar de todo la primera persona con la que puedes contar es ese que tienes al lado.

El amor es alguien a quien cada minuto tienes presente en tu pensamiento. Es alguien en quien piensas cuando no piensas en nada, es alguien a quien discutes la capacidad para amar, alguien a quien discutes cualquier elemento porque quieres que sea mejor de lo que es, pero claro está es alguien también de quien adoras sus defectos, por mucho que te duelan, por mucho que te sepan mal, por mas que el sinsabor te recorra la garganta porque hace esa cosa que no te gusta.

Las luces del bar se encienden y el dilema aún hoy, en mi soledad sigue en mi mente presente. ¿De verdad el amor existe? Yo sigo en mis trece... El amor es una falacia... pero que bonito es vivir en una mentira. El amor es difícil pero como dijo Pedro Salinas “ Perdóname por ir así buscándote tan torpemente”

Quizá tú no me viste
quizá nadie me viese tan perdido,
tan frío en esta esquina.
Pero el viento
pensó que yo era de piedra
y quiso con mi cuerpo deshacerse.
Si pudiera encontrarte,
quizá, si te encontraste,
yo sabría explicarme contigo.
Por la seguridad que transmite tu cuerpo,
por los gestos que delatan,
yo le repito al viento
que si al fin te encontrase,
que si tu aparecieses,
yo sabría explicarme contigo

martes, 16 de marzo de 2010

Recuerdos de niñez

Dorados acantilados de sueños,
perpetrables por los saltos
que dimos de alegría,
aunque poco a poco descubrimos
los caminos ocultos de la vida.

Eras de trigo y centeno,
utensilios de labranza
como porterías, los cantos de las piedras,
y aquel balón rodaba por encima de la siembra,
goles por escuadras imaginarias,
caídas contra el suelo de cereal.

Caminos empedrados y la vida por rodar,
vertederos donde nos colamos a jugar.
Noches de verano,
nos descubre el amanecer,
esa niña que me gusta,
la que silencia mis palabras,
la que con su mirada me asusta,
la que revoluciona mis palabras,
y cuando estoy con ella mi alma se esfuma.

Recorrimos los caminos de San Roque,
surcamos la tierra imaginando el mar,
perseguimos liebres a “pedrás”,
día tras día,
Septiembre se acerca más.

El café migado,
las natillas de la abuela,
el rosal pochado,
y en la higuera
una tarde quede a oscuras atado.

Canastas de mimbre,
la escalera hacia el palomar,
las rejas verdes,
y las gallinas no paran de cacarear,
recojo los huevos
y salgo a volar.

Los recados de mi madre,
las preocupaciones que ahora están
antes no se ni quien las llego a crear,
tal vez el partido contra Anchuelo,
tal vez la carrera que ganar,
el liderazgo de los amigos compartido
cada cual te quería como eras,
cada cual corría a buscarte al despertar.
Cuestas infernales a las doce,
las campanas de la iglesia acaban de sonar,
el alma del preso Cisneros
retumba en el aire torcuato,
crónicas de un pueblo
que un día alguien vivió,
crónicas de un infante
que alguien conoció,
recuerdos de niñez
multiplicados por amor.

Rodillas agujereadas,
surcos en la piel,
rasponazos que quemaban pero sin dolor,
camisetas por ahí tiradas,
el tizne en las manos,
la verdad en el corazón,
toriles de cartón,
novillos de tez marrón,
talanqueras en los portales
y la plaza convertida
en un ruedo de última división.
Exhibición paracaidista,
tradiciones de una España
populista y popular,
pasodobles, charangas, borracheras,
y los Quintos que este año se van.

Bicicletas oxidadas,
y asaltamos las bodegas
donde nos enamoramos por primera vez,
donde el virgo perdió la inocencia,
donde descubrimos otra forma de jugar,
con mis manos en tu pelo,
con las tuyas rodeando mi cuello.

Septiembre acaba de empezar,
se acaba el verano,
comienza otra amistad,
continúan los sueños
pero aquellos años ya no volverán,
tal vez no volvamos a coincidir más.
La melancolía me cruza la mente
y ya no se que recordar,
pero si sé con que me quiero quedar,
me quedo con las sonrisas,
con las experiencias y con la verdad
con que se marcaron
cada uno de esos segundos
porque ocurrió y no lo voy a olvidar.

martes, 9 de marzo de 2010

Se despide el invierno

Se despide el invierno
de nuestros pálidos cuerpos.
Por fin deja de sacudirnos
con sus temblores el frío
que viste cada uno de nuestros días,
por fin desaparecen los abrazos de calor
y comenzamos poco a poco
a despegar nuestras pieles,
de las artificiales pieles.

Se despide el invierno,
y atrás quedan los días de nieve,
donde los vestidos
que cubrían las ciudades
eran de un blanco puro y virginal,
donde el blanco suelo
despertaba los gélidos pasos
bajo nuestros mullidos pies.

Se despide el invierno,
ya quedan para el recuerdo
las tardes de soledad de la plazuela,
ya comienzan a despuntar
los primeros rayos del alba
antes de espabilar nuestras miradas,
los cielos se tiñen de lirios
mientras el Sol desarropa a la Luna.

Se despide el invierno
y vislumbramos ese efluvio primaveral,
donde todo comienza a fluir con mas agilidad,
donde el aire está cargado de poesía
y los románticos se descubren en cada esquina.

Demos la bienvenida al Sol,
a las luces y los colores
que visten nuestras calles.
Demos la bienvenida al Sol,
y al canto de los gorriones
como nuevo despertador.
Demos la bienvenida al Sol,
y los días de refugio,
cuando llueve por error.
Demos la bienvenida al Sol,
los aromas que desprende
evocan al Dios del amor.

Luces al alba,
y al ocaso le cuesta más amanecer,
luces de calma
que descubren mi alma y mi ser.
Ella y él se acechan en la inmensidad
de los jardines del atardecer,
cosas de las flores
que nos desatan las cadenas del placer.

Perfumes de brisa fresca,
aire de esperanza y miel,
alegría desmedida
y un nuevo cuento por leer.
Olores de incienso;
albero bajo mis pies,
devuelveme la alegría
de la primavera al nacer.

Rocío se cae al suelo
cada mañana al amanecer,
me deja las lágrimas de las rosas
y el picorcillo de luz sobre mi piel.
Rocío descubre sola
el aire que desnuda su piel,
Rocío sabe que sola
se muere al amanecer.

Primavera en mi cabeza,
la yerba viste mis pies,
los sentidos se excitan
por olvidar el invierno cruel.
Sentado frente a una estrella de luz,
arropado por su calor
disfruto cada segundo
de la soledad de mi corazón.

Se despide el invierno,
y por fin descongelo mi corazón,
se despide el invierno
y ahora se hace la luz en mi interior,
se despide el invierno
con la esperanza de unirme a tu amor.

domingo, 7 de marzo de 2010

Sin buscar palabras

Mira bien... cambia el juego
y tal vez hoy me toque perder.
Me cambió la vida por amor
y ahora siento que todo acabó.
¿y que más se puede pedir
si no estas junto a mi?

Mi corazón ya no late por dos
y está lleno de rabia y dolor.
Esperaré a quien está por venir
a curar las heridas que sufrí por ti.
Y volver de nuevo a reír
y sentirme feliz...

Y esta vez, ya no quiero volver,
a beberme el llanto de tu piel.
No sufrir, simplemente vivir
aunque algo se acabe, seguir...
Sin buscar palabras,
sin buscar palabras,
sentir que estoy aquí.

Y esta vez... cambia el juego pá bien
y me acuesto en una nueva piel.
Me arrastró el viento de tu amor,
nos despertamos desnudos al Sol.
Por volver de nuevo a reír
y sentirme feliz...

Y esta vez, lo que quiero es volver,
a beberme el llanto de tu piel.
Por sufrir, simplemente vivir
aunque esto se acabe, seguir...
Sin buscar palabras,
sin buscar palabras,
sentir que estoy aquí.

¿Y que más se puede pedir
si no estás junto a mi?

Y esta vez, ya no quiero volver,
a beberme el llanto de tu piel.
No sufrir, simplemente vivir
aunque algo se acabe, seguir...
Sin buscar palabras,
sin buscar palabras,
sentir que estoy aquí...



Letra: Victor Manuel Hidalgo
Música: Victor Manuel Hidalgo y Javier Martin Morales