lunes, 30 de mayo de 2011

De noche

De noche... eres luz, eres Tierra, eres vida,
eres la autentica caricia, sincera a escondidas.

De noche todo es diferente.
La ciudad se duerme
y la Luna nos cubre
con su manta de estrellas
para que no cojamos frío.
El silencio se va colando
poco a poco por debajo de la puerta
y todos caemos rendidos
en el dulce sueño que nos regala.

De noche... cuando el cielo es sincero
acarició tu sedoso pelo.

De noche todo es magia.
Los cuerpos sienten la atracción
y las pieles se imantan,
mientras que nuestras caricias
se electrifican intermitentes
y la temperatura sube lentamente.
El ambiente se carga
y mi alma se empaña,
mientras hacemos el amor en el coche
antes de que llegue la mañana.

De noche... te regalo el perfume de la Luna
para que no te comparen con ninguna.

De noche todo es mas intenso.
El rocío de la noche
hace desprender del ambiente
los aromas ocultos durante el día.
El olor a hierba mojada,
el romero del jardín,
y las rosas de tu ventana
se despiertan ingenuas
con los farolillos encendidos al alba.

De noche... apagas el incendio de mi cuerpo,
y la sed de mi garganta con tus besos.

De noche todo es eterno.
El veneno de las emociones
nos inyecta la sinceridad,
y no hago mas que repetir
las mismas infernales canciones.
Las que tanto te gustan,
y a mi ahora me matan las razones
porque me has robado
un par de sencillas emociones.

De noche... caeré rendido a tus pies,
hasta que llegue el próximo amanecer.

viernes, 27 de mayo de 2011

Duerme princesa, duerme

Duerme princesa, descansa
que yo quedo al cobijo de tu sombra.
Pasaré la noche velando mis armas
para que me nombres caballero de tu amor,
para que me regales el pañuelo de tu pelo,
para que me sientas tan tuyo
como el primer recuerdo de tu vida.

Duerme princesa, duerme
que no dejaré que el aire
perturbe tus misericordiosos sueños,
que intente robártelos en silencio,
que su disimulado silbido
no pasa desapercibido para mis entrañas
y pelearé por tu descanso,
como lo haré por tu amor.

Duerme princesa, relájate;
el acompasado latir de tu corazón
marca despacio irresponsable
los segundos de mi irracionalidad,
cuenta a poquitos
el tiempo para que amanezca,
me bebo a sorbitos los minutos
para poder besarte sincero.

Duerme princesa, duerme.
Pronto seremos dueños de nuestro futuro,
y nadie podrá arrebatárnoslo,
tú serás lo que quieras ser,
yo sólo jugaré a ser
quien quieras que sea,
el humilde baúl de las letras,
la mancha reseca en la ropa,
la pluma de la gaviota
que vuela hacia el horizonte.

Duerme princesa.
Que el mundo girará al revés mañana,
y yo arrojaré mis armas
al pozo de este silencioso patio.
Me quedaré con las que más duelen,
con las que más dañan,
con las verdades en los puños
y los papeles en blanco
por vestir de tintas sinceras.

Duerme princesa,
pronto serás reina del baile,
pronto vestirás de fiesta
y serás admirada por los señores,
mientras yo, sumiso,
no me quedarán mas fuerzas,
que mirarte desde la rendija
de la puerta que quedará entreabierta.

Duerme princesa, duerme...
Que mientras sigas durmiendo
yo seguiré aquí a tu lado
entre náufragos sentimientos,
entre mis sueños y mis remiendos,
entre las dagas de muerte
y los millones de besos
que no te daré, los que pierdo.

Si pudiera...

Si pudiera volver a vivir...
Repetiría sin dudar mi vida.
Si pudiera volver a reír...
recordaría tu inagotable sonrisa.
Si pudiera mentir...
diría que nunca te amaría.
Si pudiera elegir...
te elegiría a tí; niña.

Si pudiera volar...
volaría a los pies de tu cama
para arroparte si te desnudan
y no es fruto de las caricias.
Si pudiera amar...
mi madre sería la reina de mis días,
nunca se lo dije en la primera vida,
tal vez fue costumbre o vergüenza,
tal vez ella ya lo sabía.

Si pudiera ser otra persona...
no volvería a ser persona,
porque nos amamos tan pronto
como la envidia nos soborna.
Si pudiera volver a mentir...
diría que te olvidaré algún día.
Si pudiera respirar...
respiraré el veneno que me contamina.

Si pudiera ser poesía...
sería sin dudar un poema de Neruda.
Si pudiera viajar hacía atrás...
que sea Lorca quien me descubra.
Si pudiera una obra firmar,
cualquier libro de la Biblia me valdría.
Si pudiera dejar de soñar...
que despierte a tu lado mi vida

jueves, 26 de mayo de 2011

Todos

Todos somos tan diferentes
como similares a partes iguales.
Nunca entendí porqué
si todos respiramos el mismo aire,
somos tan diversos como las piedras
que hay bajo nuestros pies,
como cada uno admiramos un arte,
porque somos esa pequeña parte.

Todos somos un pedazo del cielo
que cayó sobre la tierra
para que las estrellas
tuviesen mas espacio para brillar,
para resplandecer infinito,
para mostrarnos el museo
del brillo de unos ojos.

Todos fuimos infieles en algún momento,
porque todos somos iguales
y diferentes a partes iguales.
Todos reímos y lloramos,
todos nos faltamos al respeto
y sin quererlo otras veces,
inesperadamente la cagamos.

Todos tenemos nuestros propios pensamientos.
Fuimos terroristas, fuimos pacifistas,
fuimos asesino y víctima,
fuimos admirados como tú
y tú incomprensiblemente fuiste yo,
fuimos canallas e ingenuos,
fuimos aditivos y destructivos
como la puta cocaína.

Todos remamos hacia el mismo mar,
todos buscamos por desgracia
o por fortuna, la felicidad.
Todos tenemos nuestro destino
en las cuatro letras de amar.
Todos nos lloramos si decimos adiós,
a todos en algún momento
nos toca sin mirar atrás, marchar.

Todos somos una piedra en el zapato
del que sin motivo nos envidia,
es quien nos desconoce en realidad.
Todos somos incómodos
cuando decimos sin tapujos
lo que se refleja
en el rostro de la verdad.
Todos somos todos, y yo no me paro a sumar.
Todos para uno... y tú para mi corazón,
ya no serás una más.

miércoles, 25 de mayo de 2011

Peleado con el tiempo

Me he peleado con el tiempo.
Me he diluido en el agua y ahora
ya no soy mas que algo inocuo, transparente,
insípida agua estancada sin mar
donde desembocar tranquilamente.
La fragilidad disolvió mi corazón
antes de anochecer,
y mi tiempo ya no es mío.
Ahora el tiempo se detuvo,
y se repite una y otra vez
para atormentarme con tu rostro.

Desafiando impertinente al minutero, le miré con fijación a los ojos, no me moveré de aquí si ella no viene conmigo me dije a mi mismo. Implacable sujeté con mis brazos el minutero, y no dejaré que continúe. Es complicado apostar por alguien pero estaba claro que mi vida no pasaría si no volvía a mi lado.

Mis cartas pintaron bastos, y el tiempo se jugo un full. Estaba claro que ninguno de los dos jugábamos a lo mismo. Yo quería ser leal conmigo y pasar lo que me quede a tu lado, y el tiempo, insolente se tiró un farol para intentar quitarme todas las fichas de sentimientos de mis bolsillos. Escupí cualquier arrebato entre mis labios, y maldije a Dios, por crearle, por no detenerle si tu no estabas a mi lado. Esa es mi condena y por eso ahora vivo encerrado donde me llevó su inclemencia.

Vivo en la cárcel de este reloj de arena que poco a poco va dejando mas hueco sobre mi cabeza para que mis ideas ocupen espacio y empujen con su peso a la tierra a la mitad inferior. Mi castigo será ahogarme por este embudo, cuando me toque cruzar la frontera. Es indeleble mi sentimiento y por eso ahora lo pago. Por eso nunca te volví a ver y aposté todo a doble o nada. Hoy me queda el consuelo de ser guardián del tiempo. Sólo espero que tu no me eches de menos, y que no trates de detener el compás del tiempo. No le preguntes, no le maldigas, no le susurres. Que no te encierre en mi mismo espacio, porque entonces prefiero que me caiga toda tu arena encima para que tu respires con los pulmones abiertos, para que mi recuerdo te acompañe por dentro.

Me he peleado con el tiempo,
me he deshecho sintiendo,
me he quedado ciego
y tú no estás para ser mi guía.
Ya no me queda un segundo
para acariciar tus manos,
ya no tengo un minuto,
para ser parte de tu verano,
ya no queda ni un día
porque se me olvido decir te amo.

martes, 24 de mayo de 2011

La fuente de la inspiración

La fuente de la inspiración
esta completamente vacía.
De sus fértiles chorros
ya no salen palabras completas,
y las letras que quedan esparcidas
se acumulan en el fondo.
Sin componer ningún adjetivo,
sin montar frase alguna,
las letras se amontonan,
y una sobre otra se estancan.

Esa fuente ya no humedece sentimientos,
ya no calma la sed de amar,
ni riega con el agua de las lágrimas
las tierras de tu rostro.
Ya no queda nada, ni una sola gota.
De ahí bebieron
los ángeles y los demonios,
ahí se lavaron las culpas
cada uno de los imputados,
y refrescaron su cabeza
los que tenían un miedo colgado.

La fuente de la inspiración
sigue indefinidamente apagada
y mi insomne cabeza
se descubre completamente alocada,
permanece sobre mis hombros
pero el incendio sobre mis hombros
tiene las llamas avivadas.
Falta la fuerza de la emoción,
faltan sentimientos y pensamientos
faltan lágrimas y risas
y falta la verdad de nuestro corazón.

domingo, 22 de mayo de 2011

El blanco de mi hoja

Arranco un folio en blanco
y simulo acariciarlo.
Dibujo con mis dedos al azar
y trazo sin querer
la silueta de tu cuerpo.
Tu cabello, tu cintura, tus caderas,
sigues siendo tu la dueña,
la que ondea mi bandera.

Entre tristes amaneceres de Mayo,
entre las rosas secas
y los agujeros en el suelo,
entre aromas y charcos,
cubriré tus hombros con mi capa,
con mi hermoso sayo.

Tu piel es blanca y suave de papel.
mi tinta, el cristalino azul de tus ojos
y las palabras que tatúo con mi corazón
entre tus poros son frutos maduros
del árbol de los sentimientos,
porque hoy grito bien alto que te añoro
y no por eso no te adoro.

Entre bohemios atardeceres
me vestiré de silencio
y las profundas heridas de mis manos,
quemarán con caricias tu piel
porque sin miedo
gritaré que aún te extraño.

Sueño con tu cuerpo
bajo las sábanas de seda,
sueño con tus besos
saciando la sed de mi boca seca,
sueño con compartir contigo
un segundo eterno del tiempo,
porque sueño y sueño
y aún estoy despierto.

Entre bellos anocheceres,
brillas anacarada y grandiosa.
Entre mis pupilas
eres la que ilumina cualquier cosa.
Entre el naufragio de mis ideas
eres mi compañera mi fiel,
la más leal de mis esposas,
eres inesperadamente algo más
que el blanco de mi hoja.

domingo, 1 de mayo de 2011

Hoy

Hoy, después de mucho tiempo
volví a llorar.
Hoy, cuando abrí la puerta
y vi que eras tú,
amada y odiada soledad.

Me besaste en los labios,
y un nudo en mi garganta
cortó mi respiración,
por momentos pensé
que me ahogaba con tu llegada.

Mis ojos se inundaron,
y esa lágrima frágil
se decidió a viajar
a través de mis mejillas,
fue mas valiente que yo,
cuando me dijiste adiós.

Acariciaste mi rostro,
y me tatuaste en él
cada uno de tus sentimientos,
la rabia y el rencor,
te devolvían a mi.

Hoy, después de mucho tiempo
a pesar del brillo del Sol,
cuando de mis labios
salió ese no,
volví a llorar.

Deseo tenerte entre mis brazos
que el dolor me impide
volver de nuevo al país de los sueños.
Deseo tenerte porque aún te quiero,
pero me duele mi alma y es sincero.

Enfurecida saliste por la puerta,
descastada, disparada
y con mi lágrima secuestrada.
Quisiste el perdón divino
y te quemaste entre las llamas del destino.

Yo por mi parte,
volví de nuevo a mi camino,
esperando un empujón
que me hiciese andar de nuevo,
para cruzar este inmenso cielo.