lunes, 28 de marzo de 2011

Cuando las palabras

Cuando las palabras quedan secuestradas
en el corazón de las mentiras
se pierde la emoción en los detalles
y nos olvidamos que de niños
jugamos descalzos en plena calle.
Nunca seremos más sinceros
que cuando eramos pequeños.

Cuando las palabras caen rendidas
mis rodillas se clavan en el suelo doloridas.
Cuando rezo en silencio mis suplicas
quedan entre el miedo a perder
y el valor del que cree.
No debí infravalorar nunca la gracia divina
de mi hada madrina.

Cuando las palabras quedan secuestradas
aparece el sentido de nuestras miradas.
Atrás queda la sinceridad de nuestros actos,
atrás, entre montones de miedos y sueños,
en el rincón de la despensa del alma,
donde habitan las risas del amanecer,
donde se guardan las primeras caricias de la piel
y las cicatrices que nos curtieron al crecer.

Cuando las palabras se quedan mudas
una diosa baja del cielo desnuda.
Cuando me siento en silencio,
con las luces apagadas...
Pienso en ti.
Cuando cierro mis ojos...
Te siento junto a mi.

Cuando las palabras quedan vacías
nuestras sonrisas se sienten perdidas
y allí donde el destino
se choca con el arrepentimiento
llueven lágrimas de desesperanza
y en el jardín de los sentimientos
crecen tristes, secas y ocres las flores
el escaso brillo de la luz
apenas nos hace distinguir
la pragmática amalgama de colores.

martes, 22 de marzo de 2011

Te echo de menos

Te echo de menos
poco antes de irme a dormir,
cuando mis ojos se tornan en oscuridad
y mis oídos se bañan
en el mar de los silencios.

Te echo de menos y
mis pensamientos giran en torno a tu imagen
y me propongo estar contigo en sueños
antes que pasar frío
donde se ahogan las nostalgias,
y no sentirme tu dueño.

Te echo de menos
entre las sábanas de seda
donde quedaron tejidos
nuestros cuerpos aquella vez,
el insomnio se abraza a la locura
y sus gemidos mantienen
a ritmo mi corazón y sus latidos.

Se prende una barita de incienso,
se enciende la bombilla y pienso
que sin ti ni voy ni vengo.
Naufrago entre mis pensamientos
y te busco y no estás,
y cuando llego, te vas,
y entonces me duermo y me miento.

Te echo de menos.
No pierdo la esperanza de tenerte aquí,
mi ilusión se esconde
en el último rincón de mi mente,
para que nadie la encuentre y me la arrebate,
para que nadie la toque
y hagan de mi un ser demente.

Te echo de menos,
ahora que nuestro árbol quedó desnudo
y las hojas se quedaron a sus pies
para que no pase frío,
para que no se sienta vacío,
como me he llegado a sentir yo,
sin ti a mi lado, perdido.

Te echo de menos
cuando la soledad pregunta al viento,
y no contesta nadie,
no se mueve ni una ráfaga de aire,
y mi pelo no se mesa con un gesto.
Me siento perdido e incierto.
Me siento en el suelo
y al frío le temo.

Te echo de menos,
y los miedos los cargo en mi mochila,
los baño dentro del fracaso
de las intenciones que llevo por dentro,
y echo al hombro mi extraño saco.
Para no deshacerlo nunca...
Para no perderlo por si acaso.

Nos empeñamos

Nos empeñamos en hacernos daño
pero es que el amor nos duele,
cuando llega despacio,
silencioso, medio despistado,
cuando nos atrapa de año en año.

Y nos duele
porque el amor piel,es alma,
es entregar todo sin esperar nada,
porque entra en nuestros cuerpos
rompiendo cualquier ventana
y se escapa de nuestros corazones
dejando nuestras sensaciones destrozadas.

El amor es incoherente,
es insensato e irresponsable.
Tan pronto nos tranquiliza
que nos vuelve locos,
como nos convierte en personas cabales,
que nos transforma en salvajes animales.

Cuando llega nos transforma,
se convierte en energía positiva
y disfraza nuestras ojeras de sinceridad
en las pequeñas sonrisas de armonía
de cordura extasiada en la vida,
donde todo transcurre con más luz,
ya sea de noche o de día.

Nos empeñamos en hacernos daño
porque nos enganchamos a los miedos,
y nos volvemos débiles,
nos sentimos frágiles y volamos
como una bolsa usada abandonada
por el inmenso cielo gris.

Y somos fríos
y apasionados a la vez,
y somos arenas movedizas
y tierra firme en una sola tez,
y somos algo mas
de lo que queremos ser.

El amor es transparentemente opáco,
es incorregible y evidente,
es más que tú y, por supuesto, más que yo.
Llega como un viernes, sin interés;
se marcha como el domingo
sin darnos cuenta
de que es el último del mes.

Cuando llega nos agota,
y a la vez nos colma.
Todo es luz, todo es esplendor
y aunque llegue como el Sol
nos abandona como la madre Luna,
ni tan siquiera nos dice adiós.

sábado, 19 de marzo de 2011

Y se llama corazón

Nos gusta empaparnos de sueños,
bebernos las botellas
de las emociones de un solo trago,
sin un sólo motivo aparente,
sin pararnos a pensar dos segundos
en este puñado de razones,
que se quedaron por el suelo
cuando perdimos la vergüenza,
cuando la dejamos abandonada
y nos deshicimos de los pantalones.

Nos dejamos las ilusiones abandonadas
entre la piel y el alma,
entre las hormonas revolucionadas.
Nos perdimos donde nadie nos encontraba,
y cualquier excusa es buena
para pasar un ratito de cama,
da igual de que manera...
el caso es que estas sedosas sabanas
que hoy me abrazan se queden deshechas,
y nos da igual si están manchadas.

Nos empapamos por dentro
con los vicios mas ingenuos...
Nos duchamos por fuera
con los pensamientos del que dirán
y nos ponemos el mismo perfume
aunque nos dé igual
porque el humo se lleva aquel aroma
del que salga de los bares y fume...
Fumes lo que fumes
no pierdas tu esencia...
Tienes que ser genuino, auténtico
y sobre todo un ser humano
al que la emoción cubre.

Nos gusta empaparnos de paranoias...
Nos volvemos medio locos,
nos convertimos en auténticos gilipollas
que nos da igual lo que hagamos,
aunque a veces los momentos
nos descubran que somos como somos
y nos da igual como tengamos la olla,
si llena o vacía...
Importa mas parecer que ser...
Importa mas querer que creer...
Importa mas lo que piense la gente
que lo que lleguen a creer en nuestra piel.

Entre el humo y el viento,
entre lo radioactivo
y la frecuencia modulada,
entre los mares desbordados
y las millones de casas destrozadas,
entre los muertos y las vidas arrasadas...
Preferimos quedarnos
con las sustancias alucinógenas
y con los objetos materiales
que tantas satisfacción secundaria nos ofrecen
y nos dejan el alma escondida,
nos dejan las emociones dañadas.

Entre la economía asfixiada,
y el bolsillo del que llora roto
me quedo sentado en una piedra y pienso
que a ver si llega pronto el otoño
para quedarme en casa,
viendo como muere un madroño
y que la inspiración me robe la imaginación
y que pueda llegar a vuestros ojos, a vuestros oídos
que mis palabras os hagan pensar y os lleguen
a eso que dicen que todos tenemos,
eso que cubre nuestro cuerpo de rojo pasión
eso que dicen que se llama corazón.

lunes, 14 de marzo de 2011

No dejo de pensar ni un sólo segundo en ti

No sé que me habrás hecho
pero no dejo de pensar
ni un sólo segundo en ti...
No sé porqué, pero tu veneno
corre y corre por dentro
y me gusta la sensación
que hay creciendo dentro de mi.

Intento olvidar el perfume de tu piel...
intento despegarme de tus besos
intento beberme la vida,
llena de la empalagosa textura de miel...
Amarga cáscara de naranja por fuera
dulce zumo el que sale de su jugo,
y que a sorbitos logro beber.

Ojos verdes de serpiente bendita,
te siento como la piel de niño recién nacido
en este pedacito de amanecer...
Dorados cabellos deslumbran al Sol
cuando la Luna se termina de esconder.
Ojos verdes, soy sumiso de tu ser.
Diamantes de caricias,
deslumbrante brillo en mi mirada
cuando te alcanzo a ver.

No sé como quitarme este fuego
que me abrasa por dentro.
No soy capaz de extinguir el incendio
que provocas en mi ser con tu cuerpo,
al tacto de tus manos en mi rostro.
No quiero descubrir mas música
que la que toca el tambor de mi corazón...

Lejos de redimirse mis instintos
te desean más y más...
y nada más lejos de la realidad
no niego que puedes formar
una parte importante de mi ser,
una gota de lluvia
que se mezcla con el agua del mar.

Al aire no se esconden sentimientos...
al viento no se le escurren los recuerdos del ayer,
al cielo le pido viajar a tu lado
para que desde ahí nos vean las palomas volver,
al tiempo... Paciencia... Tranquilidad
y disfrutar del día a día... Nos irá bien.

No sé que me habrás hecho
pero no dejo de pensar
ni un sólo segundo en ti...
Porque no te olvido ni un segundo
ni quiero que el sueño me aleje
de esto que me estas haciendo sentir.

sábado, 12 de marzo de 2011

El día perfecto

Hoy, al despertar, todo estaba en orden. No había nada fuera de su sitio... al levantar la persiana, el mismo gorrión de todas las mañanas estaba en el mismo árbol, y las ramas seguían tan pobladas como de costumbre. No corría viento, con lo cual la el día era magnífico, esplendoroso. Es un día perfecto para volver a creer en muchas cosas. Llegar al espejo y mirarse y ver que la persona que tenemos en frente sonríe. Ver los ojos brillantes de felicidad en uno mismo no tiene precio, notar que el estómago cruje porque los sentimientos han vuelto a él; hoy al fin todo es diferente. Han sido muchos días seguidos de lluvia y nubes cubriendo mi cabeza y esta mañana todo es perfecto.

He prendido la radio y allí las noticias de siempre; la crisis mundial, nuestra disconformidad hacia nuestros mandatarios, así que para evitar que mi imagen se torciese decidí poner mi canción favorita, la que me llena de energía, la que sin apenas darme cuenta me ha arrancado la sonrisa con su soniquete y así con esa alegría, me miro en el espejo y me descubro, y a la par pienso... "Hoy es mi día". Me lavo la cara enérgicamente, y fricciono mis dientes con ganas. Abro el grifo de la ducha y me meto en ella. La canción sigue de fondo y me dispongo a gritar a pleno pulmón el estribillo, convencido de cada una de sus palabras, y me vacío por dentro. Me siento libre, estoy convencido que hoy será un gran día. Hoy será el día.

Me pongo mis mejores prendas, esa ropa que me sienta tan bien, o al menos con la que yo me siento cómodo, con la que noto que soy el centro de atención y salgo a la calle. Bajo los escalones a la calle de dos en dos, y corro sin miedo a abrir la puerta del portal. Entonces llego abajo y tras dar tres pasos desde el zaguán el Sol se golpea con mi rostro. Pica con fuerza, y no logro girar mi cabeza hacia él. Así que al girar mi rostro a la izquierda para esquivar sus rayos y con la ceguera momentánea en mis ojos veo la silueta más sugerente jamás intuida. Esa silueta se acercaba poco a poco mientras que recuperaba mi visión, y entonces te descubrí. Con tu cabello dorado al viento, tu vestido rojo ceñido al cuerpo y dos luceros verdes que se descubren como ojos. Entonces cruzaste delante mía. El perfume mas hermoso jamás inhalado por mi, me recorrió por completo el cuerpo. Me envenenó esa fragancia desde mis fosas nasales hasta el alma... Entonces caí rendido al suelo.

No se pudo hacer nada por mi. Fue un sincope al corazón, el golpe del oleaje del amor que chocaba con fuerza, con rabia dentro de mi, el golpe de los besos que nunca recibiré y que su sombra me han dejado tan sólo con un sentimiento. El sentimiento de que morir el día perfecto es el momento adecuado para morir de amor.

sábado, 5 de marzo de 2011

Vivir

Me quiero agarrar
a la ramita de un árbol
para que no me arrastre
este torrente de emociones
que se llama vida,
y así poder disfrutar
de lo que significa
todo esto que es tan grandioso,
todo lo que envuelve el mundo,
de lo que somos participes,
y que somos herederos,
somos auténticos príncipes.

Me gusta el cantar
del gorrión al amanecer.
Siento nostalgia del Sol
cuando las nubes le cubren
y le impiden podernos ver.
Se que el olor de las plantas
esta hecho para disfrutar de él
y que la verdad de una palabra
es la mentira del que no quiere creer.

Estoy orgulloso de ser humano,
me siento de aquí más que de allí,
estoy sereno porque comprendo al fin,
que vivir es sólo eso... Vivir.
No me sirve de nada estar triste,
no me sirve de nada una lágrima por sufrir,
porque la sonrisa más sincera cura
todas las maldades que se sienten dentro de ti.

Soy parte de un sueño
que construimos entre todos,
soy una pequeña esquina del mundo
que todos tenemos que construir,
aunque algunos vean mas fácil
aquello de derruir.
No quiero dejar de ser quien soy,
por mucho que me cambien las expectativas,
porque ese es mi sentimiento
y lo poquito que tengo, lo doy.
Doy gracias a la vida...
porque al fin he aprendido a vivir.

jueves, 3 de marzo de 2011

Una pequeña parte de ti

Las rosas ya no crecen como antes
porque tú les has robado su belleza…
Ya no se ve el brillo de sus colores
ni se llena el ambiente de su esencia.
Las robaste el perfume
para que me enamorase de ti.

El sol de los amaneceres se posó en tu ojos
para que me ilumines con tu mirada
cada día y cada noche
para que no me pase nada
y pueda encontrar el camino hasta tu posada.

Del cielo desprendí dos estrellas
en mis noches de oscuridad.
Una para colgarla de tu cuello
y hacerte brillar,
la otra coronará tu cabello,
porque eres mi princesa de cristal.

Reina de mis pensamientos,
señora de mi sentir.
Me encanta verte sonreír...
Me encanta olvidarme de tu nombre
y ver que tus ojos se vuelven tristes
cuando me ves venir...
para que cuando te sonría
se conviertan en dos luceros con ganas de vivir
Me encantaría ser una pequeña parte de ti.

Las horas pasan y pasan,
y yo que no te olvidó...
Aquí me veo anclado en mis sueños,
en mi dulce pesadilla de no amarte,
me encontraré contigo algún día.
Y entonces me bañaré en el recuerdo,
pero antes esperaré sincero.

Las rosas crecen en tu vientre
y las espinas se clavan en mis manos
porque no te lograré acariciar
y mis manos imprudentes comienzan a sangrar
porque no soy yo quien te arropa
antes de que te duermas,
ni quien te desnuda nada mas despertar.
Espero que las señales de mi corazón
te guíen a un destino mejor...
Aunque soy paciente y
apostaré mi riqueza
por un beso de tu amor.

miércoles, 2 de marzo de 2011

Entre los olivos

Al cobijo de la luna
comencé a describirte amor,
cuando me descubrí
entre los olivos
bailando con tu sombra,
agarrado a su cintura,
flotaban nuestros cuerpos
al compás del ritmo del aire.

Silueta de porcelana.
Gris martirio es para mi
la esquela de tu recuerdo,
cuando todo era de los dos,
cuando nos creímos eternos,
arrasó un bosque de fidelidad
el intenso fuego del infierno.

Cuando los sueños se ahogan
asalto las tapias derruidas
de cuando nuestra historia
era mucho mas que una verdad,
de cuando en cuando me dejo llevar,
me baño entre mis lágrimas
y no te alcanzo,
eres mi recuerdo fugaz.

Al cobijo de la luna
te bese por primera y ultima vez,
al aire que flotaba
entre nuestros labios
antes de chocar lo engañé,
le dije que sería bueno,
pero aquella noche dormí
sobre las dunas de tus senos.

Bella efigie dormida,
serenidad del alma,
encuéntrame desnudo
entre las sábanas
que visten el lecho
que anoche ardió en llamas.

Soledades...
Vicisitudes románticas
una simple noche de pasión
y mi entrañas se han partido en dos.
Sordidez de sentimientos
ya nadie es sincero,
sólo espero que reciban su castigo
por jugar con algo como el amor.

Soledad,
hermana de Ausencia,
sobrina de Melancolía
es hija de Nostalgia
desde aquella mañana
en la que quedó conmigo
cuando te fuiste al despertar,
desde que se hizo de día
busco tu rostro entre la gente
y no lo logró contemplar,
ni encontrarme entre tus pasos
ni soñarte entre las tinieblas
de la mezquindad que me dejaste
desde que ya no estás.

Ven a salvarme
de estos sentimientos,
ven a aliviarme
del daño de mi corazón
ven aunque sea para cavar mi fosa
entre los olivos
donde paré el tiempo
y me lleve el fruto de tu cuerpo
para llenarme de sueños
y robarme cualquier atisbo
de sinceridad en mi razón,
donde traicione al aire
por hacer de esa noche,
la noche de la pasión.

martes, 1 de marzo de 2011

¿Qué hago con este amor?

¿Qué hago con este amor?
Si la pasión alcanza mis labios
y no logro entregarte mas que una palabra;
si tu belleza eclipsa todo mi mundo
y me quedo a oscuras cuando te tengo delante.

¿Qué siente este corazón?
Si no tiene mas ganas de latir
que cuando está a tu lado,
y mientras tanto lo siento
como una pesada piedra que llevo dentro.

¿Qué hago con mis sueños?
Si eres tú la única persona
que se esconde detrás de ellos,
si eres tú la dueña
de esos instantes tan pequeños.

¿Qué hago con el tiempo?
Si vuela cuando estoy a tu lado,
y cuando te alejas
no hace más que quedarse quieto,
un segundo es toda una vida exiliado.

¿Qué hago con estos sentimientos?
Si cuando no estas me inquieto,
y cuando te encuentro
mi cuerpecito se deshace por momentos
porque eres lo que mas deseo,
y no consigo encontrar ese momento
en el que susurrarte... Te quiero.