domingo, 24 de abril de 2011

El secreto de Laura

Hoy desperté pensando
de nuevo en ella.
Me faltó una bocanada de aire.
Alivié mi equipaje sin el aura,
por desconocer su misterio,
el secreto de la linda Laura.

Su extraño secreto
me hizo esclavo de un sentimiento,
me llevó a idealizarla,
me condujo a un camino sin retorno,
dentro de mi corazón
se escuchó el grito de mi lamento.

Caminé por su vida
y no encontré nada.
Recorrí con ella sus días
y la descubro ahogada
por la cicatriz de un mal recuerdo
que nunca dejó de sangrar.

Su sonrisa por momentos se rompe,
su corazón late al revés,
su mirada se esconde.
La busco entre la gente,
entre los rostros difusos,
y su sentimiento sigue sin aparecer,
su secreto sigue oculto
en el cofre de los recuerdos.

He ido y venido
de su corazón al mío,
y no he sido capaz de abrirlo
con la llave maestra de mis acciones.
He vuelto a ir
y ella me recibe con un abrazo,
pero no me deja entrar,
no se bien si porque no quiere
o por miedo a que la herida
se vuelva a abrir.

Tus ojos enturbian mi alma,
hacen que el oleaje de mi sangre
golpeé con fuerza en las paredes
de los diques solidos
que construí con el dolor,
con las malas experiencias.
Tus ojos ablandan mis emociones,
esa piel helada, esa tristeza
que rara vez se torna en alegría,
me hace infeliz,
se me enojan las razones.

Tus manos suaves,
tu gracia con las palabras,
tu conciencia, tu alma.
La cintura, tus caderas,
me ata el deseo de tenerte,
me anuda el corazón con las cadenas.
Tu mirada de niña,
en ocasiones te disfrazas de mala,
pero en el fondo eres buena.

Tus acciones,
la contundencia de tus decisiones,
el carpediem, miles de sensaciones.
El secreto sigue oculto
entre las ascuas del fuego
que se apagó antes de tiempo,
por el viento de los desamores.

Nunca te haré daño...
Siempre estaré ahí,
esperando a que se encienda
la luz del cuarto
donde escondes tus secretos.
No sufras por el pasado...
El futuro lo descubriremos
aunque intentemos esquivarlo,
se bueno o sea malo,
juntos lo superaremos.

jueves, 21 de abril de 2011

Quién tiene las soluciones

¿Dónde están guardadas
las cartas de amor que escribimos
cuando eramos ingenuos,
cuando eramos niños?
¿Dónde se quedaron
las tintas que derramamos
entre los mares de sentimientos,
entre los naufragios
que se diluían entre llantos?
¿Dónde se quedaron las palabras
que te decía de corazón?

¿Dónde quedó anclado
el barco que me llevó
al puerto de mi primer romance?
¿Dónde quedaron
las olas de tus besos?
¿Dónde? ¿Dónde están?
¿Quién se enfrentó a mi cuerpo
y no fue capaz de avisarme?
Si antes navegaba sin miedo
en el mar enfurecido de tu cuerpo
hacia frente con mi sueños
al temido temporal,
y ahora cada mañana
me ahogo en la bañera de casa,
pensando en que esa fuerza
es posible que no vuelva más.

¿Dónde están esas cartas de amor?
¿Dónde está la tinta china vertida,
en busca de una sonrisa sincera,
de una esperada y emergente salida?
¿Dónde están las cartas de amor?
¿Dónde se escondió el cartero del deseo?
Es imposible encontrar
solitario y silencioso,
en el desierto de la desconfianza,
mi anillo de compromiso,
entre mil dunas de sal
donde antes era capaz de besarte,
y acariciar sereno tus senos
sin esperar tu permiso.

¿Dónde están los sellos de corazones?
Si hoy no llegan las cartas de amor
porque falta el matasellos de las emociones.
¿Dónde está mi cama entre tus cartones?
¿Dónde duermen las auténticas razones,
las que tienen dos cojones?
¿Dónde residen ahora
nuestras mejores canciones?
¿Dónde se encuentran los colores?
¿Quién es la X de mis ecuaciones?
Despéjame esa amarga duda,
pues eres tú quién tiene las soluciones.

lunes, 18 de abril de 2011

Cuando una voz se vuelve susurro (... A Carmen Boza)

Cuando una voz se vuelve susurro,
la música se convierte en magia.
Te transporta y te eleva.
Te emociona y te lleva.
Cuando una voz se vuelve susurro,
y baja del espacio, despacio,
se remueven por dentro
mis sentimientos,
y me vuelvo un inmortal,
un no muerto.

Cuando una voz se vuelve susurro,
los acordes menores dan fruto
a melodías sinceras,
las palabras de amor
dejan de estar en bruto,
para convertirse en un suave reducto,
de la dulzura del amor,
donde nacen poesías de orgullo.

Cuando la voz se vuelve susurro,
algo me dice que se pare el mundo,
que todo puede ser posible,
que cambiar la vida depende
de lo altos elevemos nuestros muros.
Me cuesta creer que tu voz
no se volviese susurro,
porque es hermoso escucharte cantar sincera,
porque el sentimiento que nace en mi,
me dice que tu sedosa voz
puede ser la primera.

Déjame mirar a la altura justa de tus ojos,
déjame contemplar tus letras,
tus canciones, tu voz tierna,
tu ilusión intacta, monocromática,
tus palabras, tu crudeza,
tu auténtica melodía
que cruza dejando rastro,
haciendo pensar a mi cabeza.
Cuando una voz se vuelve susurro,
podremos contemplar la auténtica belleza.

Cuando una voz se vuelve susurro,
las nanas me hacen alcanzar los sueños,
escucho cuentos para no dormir,
y así respirando tu aire se pasan
los mejores años de nuestras vidas,
sumando y restando,
días y minutos,
obras y actos,
magia blanca.

Cuando una voz se vuelva susurro,
que el eclipse se mude de ropa
y que la lluvia deje de caer,
y no diluya tus sentimientos
en una carta desde el circulo polar,
la que nos deja helados,
la que nos inquieta
la que nos funde terriblemente
en el beso de los enamorados.

Cuatro paredes

Mi alma sigue allí contigo.
Mi vida aún transcurre
tras aquellas cuatro paredes;
las que pinté del color de tu piel,
para que todo el mundo
contemplase tu belleza.

En la distancia del tiempo,
entre los buenos y malos momentos,
aun recuerdo como seria todo,
si hubiésemos sido menos nuestros,
si nos hubiésemos sincerado
desde el primer intento.

Aquellas cuatro paredes
que no llegaron a cogerme cariño,
son las mismas que me vieron llorar
como jamás lo hice,
entre mis sueños de niño.
Me faltaba el alba al despertar.
Despedí a mi ilusión,
con un cómplice guiño.

Imponente escalada
hacia la cumbre de mis emociones.
Impertinentes mis recuerdos.
Hoy escucho nuestras canciones,
para sentirme menos lejos,
de lo que debió ser eterno,
por sentir el nervio
que desencaja mis facciones.


El techo cubre tu corazón,
que un día fue inmenso y noble.
Yo ando con el latir solitario,
con paso a contrapié dilapidario,
al tiempo que mis riquezas de hombre
convirtieron mi espíritu en pobre.

Esas cuatro paredes se preguntan
porque ya no hay amantes,
si algún día lucirás de nuevo
engalanados diamantes.
Esas cuatro paredes se ríen de ti,
porque ellas quisieron ser parte
de mi pequeño mundo,
de mi sonrisa deslumbrante.

domingo, 17 de abril de 2011

Adiós amor. Adiós mi vida.

Adiós amor...
Adiós mi vida...
Dejaré de estar pendiente
para que puedas ser feliz,
dejaré de estar presente,
para que empieces a vivir.

Adiós amor...
El tacto de mi piel
te echará de menos,
mis manos ya no acariciaran
con cariño tu rostro, tu pelo,
ya no estaré lleno.

Adiós mi vida...
Te dejaré de lado,
a la sombra del camino
a pesar de que hace días
que comencé a amarte.

Adiós amor...
Sacaré de la mesilla de mi cama
los recuerdos que un día
me hicieron tan feliz,
los recuerdos que crecieron
poco a poco por ti.

Adiós mi vida...
Los días desparecieron del calendario,
se hicieron cenizas,
y los esparcí por la arena,
para que no quedase nada.

Adiós amor...
Mi peso se redujo a la mitad
al salir por la puerta,
mi corazón se dividió en dos
y aquello me hizo daño.

Adiós amor...
Adiós mi vida...
Que la noche siga siendo noche
y los días sean algo mas que días.
Que vivir no nos dé miedo,
porque el miedo
no da luz a los días
y el alma a oscuras,
se muere a escondidas.

sábado, 16 de abril de 2011

El sueño

A veces del tiempo,
a veces de ti,
a veces del viento,
a veces perdí.

Un sueño se hace silencio.
Un sueño se pierde en Abril,
un sueño no es más que un sueño
si por quien sueño ya no está aquí.

A veces me encuentro,
a veces volví.
A veces sincero
otras, me despedí.

Un cielo un inmenso,
mil estrellas y vivir.
Aire, soledad y miedo,
no apetece sonreír.

Hay veces que juego
a ser secundario
de una serie de ficción
por no ser de tu amor.

Incendio de sentimientos,
el fuego sin tus besos,
es incontrolable elemento,
y poderoso exceso.

A veces despierto,
menos contigo que sin ti,
a veces te odio,
otras te quiero
pero el sueño
ya no es de aquí.

lunes, 11 de abril de 2011

El Circo de Emociones

Haremos malabares
con los viejos sentimientos oxidados
y cuando El Circo de Emociones
decida mudarse de ciudad,
nosotros, insolentes,
nos quedaremos en este banco sentados,
porque es mejor
que las cosas pasen solas
que provocarlas.

Los payasos llorarán nuestra ausencia,
pero es que nos hemos hecho
escapistas de sentimientos,
y aunque pidamos la soberana clemencia,
no queremos vivir tras llantos y lamentos,
no queremos que este arte de amarse,
sea un trafico de influencias
y que todo se derrumbe para no volver
a empezar la función otra vez.

Juegos de niños, sonrisas forzadas,
juegos de adultos, falsas miradas.
Somos el cero a la izquierda,
somos la llamada telefónica
que nunca será descolgada.
Los tigres sacaran su instinto
y trataran de sobrevivir,
podrán morder una parte del cinismo
que enriquece de odio
estos días de Abril.

La mujer barbuda
se afeitará para convertirse
en la mujer más bella
jamás deseada antes.
El mago Merlín se sentirá orgulloso
de hacernos soñar con las estrellas,
se sentirá querido por ella.
El baile del titiritero,
y una bola de la boca del tragafuego,
desviarán de la pista central
la atención que teníamos puesta
en los cohetes del cielo.

El hombre bala
cruzará de un lado a otro
poniendo en vilo nuestros corazones.
El domador meterá la cabeza
dentro de la boca del león,
y en ese preciso instante
se encenderán alrededor del suelo
todas las luces de neón.
Los trapecistas saltarán
desde el mástil mas alto de la carpa,
nos harán sentir parte
de esta amarga sesión
en la que el mundo ha desaparecido
y se ha diluido el sentimiento de amor.

La función echará el telón,
y el público preguntará por los dos,
ya no se oirá el aplauso del amor,
ya no habrá domadores de momentos
en la lona de la pista,
a partir de ahora
veremos sobre el césped tirados
como brilla nuestra madre Luna
en la inmensidad del firmamento,
a partir de ahora
viviremos lo que tengamos que vivir
y al vivir tranquilo al fin,
cerraremos las tapas de este cuento.

domingo, 10 de abril de 2011

A media noche

Adormecido sentimiento,
ya no siento, ya no es mio,
Encendido mi cuerpo
y me muero antes de caer dormido,
por mi eterno fracaso,
por mi maldito olvido.

Me desperté a media noche y el sueño se esfumo de entre mis telarañas. A mi lado la musa de los atardeceres, la que tiñe el infinito de malvas, quien da luz a mi universo. A su lado, el amor en mi es perverso.

La contemplé mientras ella aún dormía. Su belleza yacía inerte. Mi corazón era para ella como una parte de la almohada desde que duermo a su lado. Desde ese instante, mi vida ya no es mía, mi vida pertenece a sus caricias. Entre estas paredes ocres, se colaba por la persiana ese hilo de aire que me faltaba para respirar, para mantener la calma y no abrazarme a la locura. Estas cuatro paredes tienen mas secretos que las maderas de un confesionario, por el que pasan una tras otra las culpas de cada uno.

La luna llena se colaba por las rendijas de la persiana ligeramente levantada. La luna llena se colaba y mi pasión por estar en tu cuerpo, más y más, despertaba. Tu piel recibía los destellos del mayor de los satélites y su tono canela recogía un brillo de plata que te hacía aún mas sugerente si cabía. Tu camiseta de tirantes blanca descolgaba uno de ellos para mostrarme una parte de tus encantos. Incontenibles. Hermosos. Sugerentes. Inalcanzables. Mis manos temblaban sólo con pensar en acariciarte el cuello y deslizarse lentamente, poco a poco, sobre tu torso.

Mi cuerpo me mandó señales en modo de taquicardias que hacían eco entre las cavidades de mi torso vacío de sentimientos porque todos estaban dentro de ti. Mi conciencia tiró de mis manos hacia tu cabello, y las deslice por él apartando de tu rostro aquel hermosos mechón que rebelde se había colocado delante de tu rostro para evitar que viese tu eterna belleza.

Te giraste levemente. Y tu cuerpo rozó con el mío y note como ligeramente abrías esos ojos verdes que seducían a los encantos del día. Aún así pasaste tu brazo encima mía y me abrazaste. Apoyaste tu cabeza sobre mi pecho desnudo, y te acomodaste. Note que ya no querías dormir más. Sólo querías que los dos permaneciéramos en silencio, sin decir nada, sin que ni tu ni yo supiésemos lo que el otro pensaba porque ya era un secreto a voces. Tomaste una bocanada de aire y suspiraste. Mientras yo te besé con comprension en la frente. Seguimos soñando durante un par de horas mas.

Adormecido sentimiento,
y desnudo mis miradas,
y mis dedos libres
te separan del viento,
porque siento celos
si no te recorro por dentro.

jueves, 7 de abril de 2011

Mi niña

Mi niña no abre la boca,
sus ojos verdes,
su armoniosa belleza,
su cabeza desordenada.
Mi vida a su lado,
está siempre loca,
pero es que amarla cada día
se convierte en una aventura
que a cualquier vida
por dentro y por fuera desboca.

No se molestó en levantar la mirada
mientras que yo llegaba
cansado y asqueado del trabajo a casa.
No se molestó ni en abrir la puerta,
no se molestó,porque...
¿Por qué molestarse
cuando ya se está molesta?

Las palabras se dijeron en silencio,
y el pensamiento lleno el vacío ruido
y entonces el cuarto
se lleno de misterios,
el cuarto se lleno de segundos eternos,
y los minutos dieron lugar a los días,
y las horas volvieron a ser segundos.
El tiempo a veces sin darnos cuenta
nos devuelve meses atrás.

En medio de esta locura indecente,
en medio de este amor irreverente,
yacen nuestros sentimientos
donde ella se convirtió
en mi dulce y bella durmiente.
Donde yo la amo de la forma mas inmensa,
donde el corazón se escapa insolente
donde confluyen mi corazón y mi mente.

Irrefrenables sentimientos
salen entre mis dedos.
Insostenibles los besos
que salen de mis labios.
Clemencia la que piden
los clavos de mis manos,
en la crucifixión
del principal de mis órganos.

Mi niña no dice nada,
y yo me paro a observarla.
Su rizada melena
ahora luce alisada,
y mi cabeza se nubla
porque no obtengo
el beneplácito de su mirada,
porque aunque la acaricie
como lo hacia antes,
me siente como una parte de si
que ya está gastada.

Hoy mi niña se calló
No me dirigió ni una palabra,
no me dio las buenas noches,
y yo caí rendido en la cama
como cae el militar en una injusta guerra.
¿Quién dijo que el amor
y la guerra fuesen justos?

La crudeza de nuestra realidad (... A Japón)

El mundo tiembla
y nosotros seguimos sin prisa
por mantener a salvo nuestra alma,
nos da igual que salte la alarma,
nos da igual porque nosotros,
allá donde estamos seguros,
seguimos en calma.

Un movimiento inverosímil,
un temblor insignificante
y las facciones rasgadas
de sus rostros se desencaja.
Las calles se llenan de miedos,
esas mismas que vieron en la tele
a otros pobres perder todo.

Las fisuras de la tierra
descubren nuevos caminos,
y nos levantan nuevos muros
donde nos hunde los viejos,
donde ahora se lleva
los recuerdos y las propiedades,
donde ya no queda nadie que haga daño,
donde todos necesitan
del que reposa sin nada a su lado,
Tensa calma al compás del tiempo,
penosa situación de hambre a diario.

Olas en el centro de la ciudad,
y los peces de ciudad
se mueren por falta de aire,
porque ya no saben ir nadando,
porque donde antes pasaban
gentiles hombres caminando,
ahora hay algún resto, algún barco,
algún escombro del alma flotando.

El agua se fusiona a la piel
y furiosa arrastra
cualquier atisbo de romance
entre el hombre y la tierra amada,
el agua se fusiona
como se fusionan los átomos nucleares.
Fukushima llora, Japón llora,
el mundo lo ignora.

Tragedia nuclear por dinero,
tragedia del miedo,
el monóxido colapsa el cielo.
Vegetación inerte,
y la fauna yace latente,
aún no ha llegado
el del mazo a por ellos,
aún no ha bajado cualquier Dios,
ellos siguen sentados en el cielo;
aunque no hayamos sido buenos,
deben estar a nuestro lado...
Protégenos.

Se incendia el mundo por dentro,
y nosotros somos los culpables,
pirómanos de esta sociedad,
No hacemos nada,
por salvar lo que será
cuando se levante el Sol mañana.
No seremos nadie
si arrasamos nuestra llama,
la que nos enciende por dentro,
la conciencia iluminada.

Pasaremos a la historia,
seremos los héroes
de esta decadente epopeya.
Seremos los amantes
del antiguo circulo polar,
seremos los viajantes
al frío centro de la tierra,
y lo que Julio Verne soñó
quedará como un sueño nada más.
Porque día a día, los sueños,
se ven sobrepasados
por la crudeza de nuestra realidad.

miércoles, 6 de abril de 2011

Una historia de amor

Déjame que te cuente una historia, que un día quizá me sucedió o quizá simplemente soñé despues de aquella borrachera de fin de semana producida por el amargo sabor del desamor, del desengaño y la infidelidad. Y es que estaba allí delante de aquella barra sentado sobre una banqueta bastante desgastada. La música cómo siempre pasa en los garitos de moda de cada ciudad ensordecia el sonido de la voz de mi amigo; quizás fueses tú el que andaba ahi al lado, el caso es que no recuerdo su rostro; cuando al final de la barra en aquella puerta que nos indicaba la salida hacia la cruda realidad se abrió y ... alli estabas tú. No sé si sería el azar lo que hizo que me encontrará en aquel bar cuando tu llegaste con él agarrada de la mano. Mi cabeza no daba credito a lo que estaba viendo y mi corazón no bombeaba suficiente sangre a mi cerebro como para hacerme reaccionar. Pero ahi quedé yo; imperpetrable, petrificado no conseguía quitar la mirada de tu cuerpo, cuanta nostalgia sentía de ser yo quien acariciaba tu cintura a través de aquel ceñido vestido azul.

Caminasteís hacia un lugar apartado de la barra, hacía ese lugar en que en los bares de copas nos creemos que tenemos cierta intimidad, quizá tú te puedas imaginar alguno, porque yo no recuerdo aquel, mi memoria unicamente alcanza a recordarla a ella , ni siquiera recuerdo quien era él, simplemente observe un gran halo de felicidad a tu alrededor, no sé exactamente porque nunca conseguí ver aquella magía cuando estuvimos juntos porque yo sentía que eramos el uno para el otro pero quizá tu eso no lo veías. Una vez os habíais acomodado en el lugar y en el ambiente, él se levantó gentilmente a pedir un par de copas, aunque tu normalmente bebiéses una coca-cola, en aquella ocasion pediste vodka con limon para desenvolverte más acorde con la situación. La casualidad hizó que tu acompañante fuera a pedir al lado de donde estaba, el lugar desde donde yo te miraba como el francotirador observa a su presa. Desde ese mismo lugar tu mirada no alcanzaba a vernos ni a él ni a mi. Mis impulsos me llevaban a golpearle cuanto pudiese, aunque supe controlarme mientras seguía concentrando mi mirada sobre tí. Son 7 euros escuché a mi lado, en ese momento debí girarme y decirle "tranquilo a esta invito yo" pero ahí seguí a lo mio.

Mientras él pedía las copas tú permanecías sentada en aquel sofá rosa que combinaba tan bien con tu vestido.Yo te recorría en mis recuerdos. Ese pelo que un día fue mio, donde yo me emborrachaba de la fragancía de aquel perfume que disparaba mis hormonas, y que tantas veces te regalé, ese cuello donde saciaba la sed de mis besos. "Déjame morir" era lo único que yo le pedía a Dios en ese momento. Me imaginaba que me haría caso pero ... imposible, ese que sé que está ahi arriba sigue sin oir mis suplicas, quizá deba empezar a rezar un poco ... aunque me lo he buscado. Él se marcho de la barra y fue hacía vuestra intimidad, mientras tu inclinabas para recoger tu copa, dejando ver un poco tus encantos de forma sugerente haciendo valer esa frase que tu tanto me repetistes "es mejor la fantasía de cada uno y lo que se puede llegar a imaginar, que mostrar toda la realidad", y esa frase quizá la debí aplicar en aquel momento porque por un instante era yo aquel que llegaba a tu lado pero me desperté de esa fantasía en el momento en que le besaste de forma que a mi jamas me lo habías hecho. No atinaba a darme la vuelta para dejar de verlo y pedir otra copa más, quiza un vasito de cianuro con hielo y algo de ron con miel para endulzar esta muerte no me hubiera venido mal, pero no daba credito a lo que estaba viendo. Maldigo mi mala suerte ...

Por un momento me levanté y caminé unos pasos hacía vosotros, pero me quedé a medio camino y tropecé con mis recuerdos, y con el ciego que llevaba en aquel momento no era cuestión de andar demasiado pero, saqué fuerzas de donde no había y me planté frente a ti. En ese momento palideciste, ¿acaso viste un fantasma? Porque de momento soy de carne y algunos huesos. No conseguías encontrar las palabras, él te miraba preguntando que quien era semejante personaje embriagado de alcohol y sueños. Al fín reaccionaste y te levantaste me agarraste del brazo y me apartaste unos metros de vuestra mesa y hablamos ...

O eso creo porque me desperté del sueño y giré mi cuerpo, con una resaca indescriptible, pero cuando atiné a abrir los ojos allí estabas tú durmiendo a mi lado. Una sensación de alivio y de agobio me estremeció, era algo raro... Infidelidad? Desamor? Desengaño? ... Quizá yo no fuese quien creía y él fuese yo, y yo fuese otro. Pero a mi lo que me importaba era que ella era quien era, y que era mia. Mientras pensaba en no moverme para no despertarla ella abrió ligermanente los ojos y me abrazó, en ese momento la paz y el amor inundaron mi cabeza, y sólo soñé con que ese momento fuese eterno. "Duerme y descansa" me susurraste acompañando tus palabras con un tierno beso en la frente. Las claras del día nos descubrían semidesnudos bajo aquellas sábanas blancas de lino, la ventana estaba abierta y una ligera brisa circulaba en la habitación ...

Confésate ante mi

... Nacerá un nuevo día en el que todo sea bueno; las nubes grises dejarán paso a un intenso cielo azul, no habrá mas llantos en la cara de aquella niña, no habrá discusiones insensatas. no sé cuando sucederá pero estoy seguro que ese día llegará. Llegará el día en que vuelvas a ser mía, el día en que las caricias arropen mis sueños mas utópicos, cuando tus miradas ruboricen mi alma, cuando las verdades se descubran sin necesidad de simples palabras. Aunque de momento todo sigue como hasta ahora, nubes grises, llantos, y yo sin estar en ti. De veras que no imagines lo que llevo dentro de mi corazon, dentro de mi pecho, en el lugar donde se esconden los sentimientos... Caricias en las penumbras de la luz de aquella vela, confesiones malditas en el lugar de los desamparos, acciones de un día en que te sentía mía, vuelve a ser mi corazón, hazme sentir tu latir ... Dibujame un te quiero en la espalda, descargame de la cruz que llevo a cuestas por no estar contigo, dime que sientes, dime que eso es por mi, confiesa que un día sentiste algo, confésate ante mi. Las palabras se ahogan malditas en la fuente de mis pensamientos, quizá sea un simple preso de ellas, las mariposas vuelan en mi vientre, la luna es más fría sin ti. Vacíame por dentro, róbame el existir... Caricias en el alma, recuerdame el mes en que te sentí, dime que me quieres, mátame; no sé estar sin tí, ¿de que me sirve vivir?, anhelo tus palabras, apuñala la verdad, dejame huir ...

Continuará...

Vacio en la inmensidad de está habitacion duerme como siempre mi soledad, dueña de mis pensamientos y de las palabras que nunca llegaré a pronunciar. Dicen que el amor es incierto, dicen que mis sentimientos no son de verdad, cuando amanezca te quiero tener aqui para que me arropes cuando tenga frío, que me tapes cuando la tempestad llegue a mi corazon. Busca mis promesas, las que nunca te hice, en aquel cajon quiza cuando amanezca las pueda cumplir ... Continuará ... Me despierto en mis sueños, los deseos se cumplen y ahi estás tú, sentada en esa banqueta esperando a que yo espabile de esta incursion a mi subconsciente. Estas preciosa en este nuevo encuentro. Tu blusa envuelve tu torso dejando al aire parte de la inmensidad de tu espalda, tu pelo se mueve al aire llenando de fragancia y esencia esta habitacion, tus ojos, tu cristalino se clava en mi mirada mientras me despejo ligeramente ... Diferente es esta forma de vivir y de pensar, diferente eres; mientras me esperas clavada en aquella sombra desnudando la razon, no esperes a que mi mirada te diga las cosas que quieres oir porque mis ojos estan cubiertos de lagrimas y el reflejo de la luna me esta cegando tu paisaje poco a poco ... Continuará ...

Declaración de amor... ¿y odio?

Que suba el telón de tu vida,
las tablas de este escenario
cada día están más envejecidas.
Sal ahí y demuéstrame que de verdad sabes hacerlo,
demuéstrame tu talento,
que eres de verdad,
que no eres un espectro
ni una alucinación de mi deseo.

Cada vez que suena aquella melodía,
la tuya y la mía,
se me parte el corazón
pero es que no puedo evitar acordarme de tí,
de tu ausencia,
de tu soledad imperpetrable.

Cada noche las ideas
se me funden con los sueños,
y mis ganas de volver a verte
son inmensas, intensas,
quizá subiendo aquella montaña
logre estar más cerca de tí, ¿no crees?.

Dime de una vez por todas
por qué me dejaste aqui sentado,
quien te secuestro de mi memoria;
cada día que pasa
olvido un trazo más de tu cuerpo,
un aroma de tu piel,
pero crecen mis ganas de quererte,
de tenerte.

Como decía la cancion "que me lleve el aire".

Desnuda mis fantasías donde quiera que estes.
Siéntate conmigo a descansar,
toca mi guitarra,
canta mis canciones,
vuelve a sentirme,
roba mis emociones.

Me muerdo la lengua al pronunciar tu nombre,
me enveneno de deseo.
Dime ahora quien eres,
dime donde estás,
cuéntame las historias que te están pasando,
lo que te haya pasado en este tiempo,
yo te diré que te echo tanto de menos
que hasta el alma se esconde detrás
de los recuerdos porque siente que más cerca de ti esta.

Dime lo que sientes,
dime que alguna vez has sido mía,
dime que los recuerdos no los has perdido.
Enturbía mis sentires,
llename de amaneceres,
robame del aire los abriles,
los jazmines,
el azahar y tus carmines.

Pintame la cara de colores,
arropame el alma, tengo frío.
Duerme conmigo,
dame el veneno de tus labios,
mátame de amor,
llevame contigo,
me robaste la razón,
te entregue mi corazón.

Declaracion de amor y odio,
los mortales llevamos el amor
y el sufrimiento por bandera,
nos gusta complicarnos la vida.

No tires aquella piedra,
alguien te la devolverá
y su golpe será más duro;
¿por qué no lanzas las miradas?
¿por qué no te vienes otra vez conmigo?
¿alguna vez te he querido?
Devuelveme la vida,
entregame las melodias,
mis caricias, y vuelve a ser mia.

Versos al aire...

Dibujando olvidos
encontré entre tu corazón y el mío
un resquicio por donde se perdía el amor.
Sonrisas dedicadas
a los balcones de los sueños
para sentirnos mejor.
Háblame eternamente
dime que siempre estaremos juntos
y esconde dentro del vientre
los nervios de tu primer fruto.

---------------------------

Silencio...
Todo está en silencio,
y yo camino a oscuras
para lograr separarme de mi sombra.
Mi sombra es esa parte de mi
que ni yo quiero
esa parte que hasta la luz odia.

Silencio ...
que mi corazon hable,
que se calle el mundo
por expresar los sentimientos.
Silencio ...
Por mostrar el corazón
con las manos del mundo,
por tener razón, por besarnos,
por la oscuridad de nuestro amor

------------------------------------

Una imagen, una idea
una foto en blanco y negro,
que enloquece mis sentidos ...
Una cara, una sonrisa
mil sentimientos que me matan,
aunque me siento querido ...
Vidas paralelas, pueblos blancos
bajo la sombra del bellotero
un corazón escondido.
Versos y versos
el corazon de aquel crio.

Nace en el alma del poeta
las palabras de tu vida,
nacen las palabras
algunas desconocidas.
Al lado de la baranda
una escalera regida
hermoso azulejo nácar,
hermosa figura tejida...
Dibujame un rostro nuevo
dibuja tu cara, mi vida
que hoy tu amor sin el mio
es una alma descolorida.

Pasan imparables las horas,
desdigo cada una de las cosas
que algun día soñé dormido;
pasan imparables
pero no me he despedido.

Callejones infinitos en el paisaje de mi mente,
callejones infinitos que en mi corazon florecen.
Recuerdos de la infancia en un patio de vecinos;
recuerdo de mi infancia sin haberte conocido...
Calles estrechas de blanca cal,
macetas colgando ... dulce aroma a azahar

--------------------------------------

Mariposas en la cabeza,
la noria de mi estomago no deja de girar.
Sentimientos enfrentados
a los que me he de enfrentar,
palabras mudas que deseo escuchar.
La paz arropa mi calma,
tu corazon me ha "robao" el alma,
la infancia la recuerdo
en aquel jardin de la Alhambra.
Dibujame tu sonrisa en la piel,
tatúame sentires indescriptibles,
desnuda la verdad de mi mirada,
descúbreme mirando tu silueta,
explicame el porqué de las cosas,
tu sombra me ahoga,
me descoloca la razón.

Lunas, estrellas, mares,
tu piel, la inmensidad,
mi descanso eterno, etéreo.
Describeme la situación cuando
ya no este aqui.
Guardame aquella silla en la terraza
y que en las noches de verano
cuando venga a verte
pueda sentarme a agarrate las manos.

No se como encontrarme,
no se como decirlo,
pero he descubierto el secreto
que esconde la palabra te quiero

sábado, 2 de abril de 2011

Nuestro juego

Vamos a jugar...
Tiremos los dados del destino
y que salgan seises dobles
para que volvamos a tirar
y así sentirnos verdaderos,
y así sentirnos hombres,
ser auténticos seres sinceros.

Mi peón dará un paso adelante
y tu casillero se quedará atrás
y donde antes había un puente
ahora subiré por una escalera
a donde guardas tus fichas, a tu casa
para contarte veinte anécdotas
distintas de como elegí tu color.

Entonces tú tirarás las cartas
y me dirás que elija una.
As de trébol.
Sus cuatro hojas negras marchitas
se llenaran de vida,
se teñirán de verde y lo prenderé
de la solapa de tu chaqueta.

Vamos a jugar...
Huiremos de quien
quiera venir a comernos.
Ya sabes que
siempre se nos dio bien
correr delante de los leones
que intentaron derribarnos,
y es que no somos mas que carne fresca
para los felinos señores.

Apuesta tu torre a la vida.
El reloj de arena ya se giró
y cada vez queda menos
para que se llene
de polvo la mitad inferior.
Defiende a tu dama,
con reinas y reyes,
defiende tus ideas
pero déjalas galopar libremente
a lomos del caballo de la derecha,
déjalas que fluyan
como un ser demente.

Dale jaque al que venga a reprocharte
tus movimientos aleatorios,
aunque puedan carecer de sentido;
siempre pone orden a nuestros actos
el poder de nuestro sabio destino.
Esta maldita ludopatía,
que esta presente de noche y de día,
me llena de vivir,
sus luces y sus ruidos,
me ayuda a olvidarme de quien fui.

Vamos a jugar...
Pero hoy ahórrate las trampas,
intentemos ser legales
por ultima vez,
y que sea la pregunta trivial
la que diga si lo que hicimos ayer
estuvo mal o bien.

Que este juego se acabe
y seamos justos vencedores de él,
y que no sea la ruleta rusa
la que nos lleve a perder.
Que no se aloje su frío casquillo
en el casillero del martirio,
que no repose en nuestra sien.
Que nuestro juego acabe para bien.

viernes, 1 de abril de 2011

A veces...

A veces camino descalzo
sobre caminos de cristales rotos,
entre puntas de vidrio astillado
y piedras de canto afilado,
pero lo que me duele de verdad
es que la gente se preocupe más
por mi forma de vivir,
que por el latir
de mi músculo rojo quebrado.

A veces cuando todo duerme,
los sueños sustituyen a la realidad
y bajamos a la frontera del delirio,
donde el coraje se hace pasión
y el magenta del fuego, martirio,
donde me encuentro volando
y a la vez estoy perdido.

A veces al alba de este amanecer,
donde el amor es un puntito de calma
me siento como una flor sin pétalos,
como una hoguera sin llama
como un nacimiento sin madre,
como una bombilla sin luz, ni cable,
como el miedo que se enciende
cuando encontramos a alguien
que es demasiado amable.

A veces entre las lineas en blanco
del renglón de los infiernos,
se halla el más valioso llanto,
secuestrado en las noches de invierno,
a la sombra del averno,
donde un alarido de dolor es canto,
y una vida es un momento.

A veces cuando todo calla,
y no se escucha entre las ramas
ni el volar de un pájaro,
todo es mas sencillo,
todo el pasado arde con esta llama,
la que crece de nuestro cuerpo
la verdadera, la que se ausenta,
en este vanidoso juego de cama.