domingo, 26 de octubre de 2014

Quería María

Que ría, que ría...
Sea de noche o amanezca el día.
Que ría a carcajadas, que ría...
que la tomen por loca
y que todo el mundo la llame María.

Que ría, ella... Que ría María.
Que baile debajo de la lluvia,
que siga con el alma desnuda
y se sienta dueña de lo único que es mio,
cuatro versos, esta poesía.

Que ría, quería. Quería que ría.
Encontrar sus besos,
entre maleza, cañas,
y playas de arena fina...
Que escriba su nombre,
y sus letras naufraguen perdidas.

Quería encontrarla... Quería.
Bañarme entre sus olas marinas,
dejarme llevar por la melancolía.
Seguir su ritmo por las calles,
y su perfume de piel salina.

Quería hacerla feliz. Que ría.
Que fuese mi niña, mi protegida.
Que el mundo conociese su alegría.
Mi corazón siempre tuvo dueña,
mi pequeño secreto. Quería María.

viernes, 17 de octubre de 2014

Aunque la vida se vista de vida

Aunque la vida se vista de vida,
yo seguiré disfrazado de humano.
Con mis errores y mis mentiras,
con mis miedos y rencores,
con la palma abierta de mi mano.

La vida sigue empeñada
en que aunque nos duela, vivamos.
Le da igual un lunes por la mañana,
camino del trabajo,
que la noche del miércoles
cuando aquel amor me trajo Marzo.

Somos nosotros quienes intoxicamos el tiempo.
Somos quienes hacemos que Abril no se llene de flores,
y se tiña de blanco y negro el pasado.
Así como muchos viven su estado civil,
y seguimos creyendo que amar para siempre es,
entre corazones estar casados.

Aunque la vida se vista de vida,
yo seguiré disfrazado de humano.
Con mis temores y mis fracasos.
Con la discusión sin sentido con mi hermano,
con el olvido y la fé vendida en grano.

Que cada uno se peine su remolino indomable,
que desde aquí el camino se hace mas duro e inestable.
Que Dios ahoga cuando merecíais que fuese amable.
Que las epidemias se extienden en los bares
y apagamos luces en privatizados hospitales.

Somos nosotros quienes decidimos,
como, cuando, porqué y donde.
Somos nosotros quienes bailamos,
mientras otros asustados se esconden.
Mientras llueve alegría y consuelo,
y hacemos del infierno nuestro cielo.

Aunque la vida se vista de vida,
nosotros no podremos ser mas que humanos.
Cometeremos errores,
pero es que vivir tiene menos de fácil
que de complicado.
Déjame que te diga que estoy cansado.

Estoy cansado de seguir anclado
en el tic-tac imparable ,
en cada segundo pasado.
Estoy cansado de ser yo
y no ser a quien has amado.
Estoy cansado del participio olvidado.

Hoy al salir de esta clase de vida,
me sentaré solo, y tú seguirás perdida.
Reclamarás mi cariño,
cuando estés dormida.
Echaremos de menos besos y caricias.
Entonces recordaremos
que aún nos queda una apertura en la cara,
para esbozar una sonrisa,
y sonreír sin miedo,
que la vida es vida.

sábado, 27 de septiembre de 2014

Sueños de Gol

Soñé con goles.
Amagué regates.
Dibujé millones de lineas de pase.
Perdí tantos partidos como vencí,
Conseguí ganar amigos
y olvidar rivales.

Hice del balón más que un amigo
y del fútbol una extraña religión
que compartir con mi padre
El equipo se convirtió en familia
y por bandera ondeó el coraje.
Quise ser capitán y escudero,
peleé hasta el final de cada parte.

Ahora la ilusión se apaga,
y la botas se aflojan...
La camiseta deja de ser piel
y la cabeza es más sensata
que dos cansadas piernas.

Un último partido.
Falta de aliento...
Ritmo, frecuencia, intensidad.
Esfuerzo, sacrificio, corazón.
Falta brillo en los ojos.
Me robaron la ilusión.

Se olvida el grito del gol,
los ojos se llenan de impotencia.
Deja de rodar el balón,
Te ahogas sin remedio
entre un mar de piernas,
te disfrazas de polizón.

Fue duro levantarse,
sabiéndose de antemano perdedor,
pero quien cae derrotado de verdad
es quien no le pone corazón.
Fue duro decir adiós,
a algo que de verdad se amó.

Envidiosos

Seremos portada, coparemos titulares
y aquellos que no nos creyeron
caerán en la frustración
de los que caen derrotados
antes de que empezase.

Envidiosos hubo siempre,
enemigos y rivales…
Pero me da igual,
que pase lo que pase.

Quizás mañana se rían de mi derrota,
yo seguiré siendo igual
el corazón en las manos,
el alma en la boca.

Me he ganado mi pedazo de infierno,
al igual que tengo reservada
en el cielo una pequeña parcela.
He bebido el mejor vino,
y hoy aquel caldo me envenena.

Dices que fueron los besos
que nunca di..
Dicen que fueron lágrimas
no derramadas sin ti…
Dicen que dicen que dije
palabras impronunciables para mi.

A mar... A Dios... A tiempo

A mar...
Se llevo las olas una a una
y me dejo los pies sembrados
de piedras llenas de estrellas
esperando que caiga el Sol
para colgarse de tu pelo.

A Dios…
Un espacio infinito en el espacio,
una luna de plata allá
donde todos podamos verla,
que todos seamos testigos
de la inmensidad de su grandeza.

A tiempo…
Versos de nácar que tintinean
impacientes en el firmamento.
Poemas escritos sin letras ni tintas,
solo con sueños de espuma
y fresa en los dulces besos.

A siento…
A si.. Siento.

miércoles, 24 de septiembre de 2014

Locos y Amantes

Fueron como dos locos que se volvieron cuerdos tras el accidental beso frontal con el que se detuvieron los segundos. Chirriaron los dientes, saltaron chispas. Nadie creía que aquello hiciese cierta la teoría que seguía oculta tras las estrellas y que sólo los menos afortunados conocían. Sólo unos pocos fueron los que concebían la certeza, otros mojaban su desgracia en cerveza retrasando su muerte hasta el fatídico tiro de gracia.

Llevaban juntos media vida. Se querían y lo sabían pero no alcanzaban a amarse porque no se atrevían a asomar sus vertiginosas cabezas descabalgadas al desfiladero del corazón. Sus grietas se tragaban noches enteras de borrachera y delirios sexuales que solo conocían aquellos que caían al fondo del deseo. Se hacían jardines de sangre. Borrosas las musas se dedicaban a matar amantes, para no dejar rastro de una belleza clandestina, de humo y espina. No querían que nadie sospechase de ellos y que aquello siguiese escondido en el fondo del bar. Así siguieron comiendo con las manos, se devoraron las entrañas, bebiendo con los besos, sorbiendo del seso. Casquería fina. Anárquica rutina.

Salieron ocultos, se hicieron sombras de una noche de otoño. Solo se mordían la boca en las farolas apagadas. Eran los mejores amigos y sus cuerpos estaban ardiendo. Llamas de frivolidad, volátiles cometas rojas bajo el gualda de la noche. Violetas en su pelo despeinado. Sin escrúpulos, sin querer ser imitados por sus discípulos. Algunos quisieron recordarles como los de la ceja pero su reputación se quedó en el último trago de jagger y en aquella última estrella que se encendió y les descubrió mientras se incendiaban sus sexos. Sus ideales maduraron con sus celebraciones anuales. La lucha la dejaron para los radicales, para los jóvenes que se destrozan a base de hormonas el corazón y dejan las letras a un lado olvidando que en los errores de otros se encuentra la razón. A ellos les esperaba la pasión de quienes se saben irracionales, se desprendieron de la corbata y la blusa de seres viscerales.

Como dos animales se devoraron. Pecados carnales. Su lenguas se secaron de tanto lamerse. ¿Había algo más erótico que dejar que las manos guiasen la huida por un cuerpo que se sabía de memoria pero que acababa de ser descubierto por sus instintos? Se recorrieron, una y otra vez. Se colgó una gota fría de la jamba de sus puertas oscuras y empezaron a temblar. Se sentían mar y arena. A la mañana siguiente les esperaría una cadena con peso de condena. No sabían si aquello merecía la pena, solo que era el momento y el lugar al que les arrastraba la luna llena. Reptaron hasta un lugar donde camuflarse. Carpediem.

Hicieron su casa de un portal y al fondo de la escalera el suelo se convirtió en una improvisada cama de hielo y seda. Sus dedos estaban tiesos, sus huesos se clavaban en el firme. El impacto era inminente y claudicaron sus pecados, de rodillas e inconscientes. Se masturbaron los oídos, se dejaron susurros y jadeos entre las psicofonías del zaguán y claudicaron ante la tez sedosa que les arropaban. No se descubrieron en ningún momento. La temperatura ascendía sin ruborizarse y los polos empezaban a derretirse a pesar de encontrarse en el ecuador. Los rojos se sembraban en el rostro de ella y la humedad se acumulaba entre sus sienes. Rosadas pieles de algodón perturbadas por el éxtasis del momento. Las manos iban extremadamente lentas, las cabezas corrían lo suficientemente rápidas. El hambre no se saciaba con los besos, la sed no se saciaba con la piel, y lo que estaba del derecho parecía del revés. Susurraban sinsentidos y se volvieron locos sin camisas ni fuerza. No tenían mejor medicación que sus misterios al descubierto. Siguieron buscando resolver los enigmas que trazaban los lunares de ella en el mapa de su piel. Todas las rutas morían en aquella mancha que decoraba el perfil superior de su boca. Ella reía, el se sentía gigante. Su compenetración, su sentido del humor, olvidaban sus miedos por ser amantes.

Se desplomaron a la par que la noche. Empañaron de vaho el portal en lugar de entregarse al asiento trasero de un coche. Despertaron minutos más tarde, desorientados. Se buscaron con la mirada. Acertaron a reconocerse. La cabeza era un poema de Bécquer en pleno siglo XXI. Rimas y leyendas. Un borracho no atinaba a introducir la llave del portal pero si acertó a romper aquella idílica atmósfera sin oxígeno adulterado por los malos humos de Buenos Aires. Se hicieron porteños, tango y cordel...

Mientras tanto sus almas volvieron a Madrid, a su barrio de la Latina. Domingo de rastro. Dos amigos recorrieron las calles buscando alcanzar la Cava Baja donde habían quedado con sus realidades. Realidades como aquellas de sus orgánicos cuerpos que la noche anterior recorrieron sus sueños, arrancándose los miedos que habitaban sus adentros. Volvieron al bar de anoche a buscarles. Dos cañas y una ración de calamares.

- ¿Sabes algo de Laura y David?

- ¿Estos dos? Toda la vida igual. Parece que otra vez más, llegan tarde.

- Vaya dos, ni que fueran locos, ni que fueran amantes.

viernes, 1 de agosto de 2014

Un segundo de equilibrio

Que los días se hagan magia...
Que volemos infinitos
y mañana recordemos flotar,
envueltos en nostalgia.

Que todo se haga efímero, y cueste respirar...
Que todo se haga instante y pase sin pensar...
Que todo sea agua de mayo y lluvia...
Que pase cuando tenga que pasar.

Ayer lloré lágrimas de sal,
de roca salina y atemperado azul,
dolían tanto que parecías tú.
Se hincharon mis ojos.
Quise soñar, pero no había mas que rojo.

Descarnado y desterrado,
exiliado del paraíso de los sentidos.
Asfixiado de respirar
camuflado entre amores primos,
soy del mar y la tierra...
Soy amante de lo desconocido.

Dame un segundo de equilibrio
que baste para levantarme.
Dame lo que no diste a nadie,
eso que mantiene cuerda en tu mente,
dame ese segundo de locura
que me haga sentir diferente.

Mientras tanto seguirán los malvas...
y el tiempo seguirá sin cesar
con sus agujas afiladas corriendo.
Los rojos serán otros...
Ríos de sangre espesada
claves aun secuenciadas
esperando a que las quieras pulsar.

Empecemos cuanto antes.
Nuestro mundo está
esperando un sentimiento sincero
para comenzar a andar
después de que lleguemos a explotar.

martes, 24 de junio de 2014

San Juan

Y allá, por San Juan
sus gaviotas de fuego volaron a ras.
Llamas y carbones,
deseosos por desear,
cuerpos, pieles, corazones...
Almas a la deriva que conquistar.

Los cabrones fuera de mi vida,
que otros ocupen su lugar.
Sonrían sin condiciones,
es mi única petición si se quiere quedar.
Agarre mi mano, saqueme a bailar.

Con cariño un niño se acuna,
y una verdad si es sincera se acuña...
Pero la impaciencia llegó
y nos arrancó con odio las uñas,
prométeme cambiar.
Espero que lo cumplas.

Entre hoja y hoja, deshoja,
que cada pétalo de margarita
es un miedo que te quieres despojar.
Somos miedos y dudas,
somos deseos a orillas de la luna.

El fuego se apaga sin aire,
y la pasión se acaba si no te das.
Entonces tiemblo... Y pierdo...
Y pierdo... Me pierdo.
Soy derrota en esta guerra por amar.
Soy esa victoria que siguiendo
las huellas de tu camino, llegará.

Soy victima de la bengala
que se apaga sin llegar a salvar
a quien nada a la deriva,
en mitad de un océano
de amor sin amar.
Soy prisionero de una sonrisa sin brillo.
Soy cielo apunto de estallar.

Eres luz, eres calma...
Eres mi incierto destino...
Eres la parte de mi que vive en femenino. Eres ese amor que se sirve del tiempo, Rojo pasion... Piel sabor a vino.
La sangre corre. Hoy me siento vivo.

miércoles, 11 de junio de 2014

Mi pequeño superheroe

Mi pequeño se puso su capa de superhéroe para volver a salvarnos una vez mas. Nos rescató de otra batalla casi perdida. Nos volvió a dar una lección más de sacrificio y fuerza. Es la actitud propia de un guerrero. Esos que luchan con el corazón por escudo, esos que saben que solo se ganan las guerras cuando peleas mirando a los ojos de tu enemigo. Quien a hierro mata a sentimiento muere. Una verdad absoluta donde las haya, porque sólo somos fibras nerviosas directas al impulso y al delirio del los sentidos. Asi es él, mi héroe. Puro amor. Con sus gafas de rayos láser y su pelo revuelto. Con la sonrisa de quien se siente confiado. Vino de nuevo con su capa azul, para recordarnos que la vida es un instante, un segundo efímero. Un adiós sin tiempo para decir hasta luego. Por eso llegó al rescate de los que aun somos ingenuos, porque si quieres puedes, y si no inténtalo, y después ya lo vemos. Pequeño genio maldito, cuanto te quiero.

domingo, 8 de junio de 2014

Agujero Negro

Déjame caer a tu agujero negro.
Reina de corazones.
As de picas de asfalto deshecho.
Quedate conmigo
donde pueda verte sin abrir los ojos.

Me pierdo en el camino.
En tu triángulo de las bermudas,
entre las palmeras de tus piernas.
Al calor de unos ojos mientras me miran,
sobre la arena fina de tu piel desnuda.

Monosilabos tras tres besos...
Me giras la cabeza de golpe,
muerdes mi cuello,
eres la araña de mi espalda,
quedas colgada de mi corazón.
Entonces ries y lloras. Todo a la vez.
Besos de verdad. Caricias y más besos.
Los de la locura tras ellos.
Dicen que se llama sexo
cuando el juego se convierte en deseo.
Dió igual que fuesemos desconocidos,
llevaba esperándote toda la vida.
Al final descifré la clave oculta
entre aquellos mensajes prohibidos...

Pasamos página, ayer éramos amigos.
Pero hoy nos queda mañana,
cuando al despertarse la luna descubra
que solo tú y yo somos
la verdadera historia de amor
que pocos se esperaban.

sábado, 17 de mayo de 2014

No quiero

No quiero ser más que nadie.
No quiero ser más ni menos,
no quiero ser menos que más,
no quiero ser nada,
tan solo noche y luz de gas.

No quiero ser labios húmedos
de lágrimas de sal.
No quiero ser te quiero
muerto sin pronunciar,
ni beso que se da sin desear.

No quiero atardeceres rojos,
ni historias escritas sin ti.
No quiero ser silencio del pasado,
ni vidas sin ganas de vivir.
Tan solo yo, sin más me fui.

No quiero volver a empezar,
ni tengo porqué acabar.
No quiero poemas incompletos,
ni canciones sin terminar
sin rimas asonantes para culminar.

No quiero dormir sin despertar.
No quiero llantos, sin beso de Mamá.
No quiero ser tú ni que dirán.
Sólo quiero ser vida
y mañana Dios dirá.

jueves, 1 de mayo de 2014

Vida

¿Qué es eso que llaman vida, vida?
Vida que viene y va.
Vida que es más vida
si se quiere respirar hondo y fuerte,
y no quepa más aire en nuestra cavidad.

Vida que se detiene
cuando una lagrima llega al mar.
Vida, vida, vida…
Que mas da como te quiera llamar,
si vivo paz y libertad.

Vidas enteras y a medias.
Vidas que acaban antes de empezar. Vidas que empiezan antes de acabar. Vidas de siete días…
Vidas de completa oscuridad.

Vida que se vive sin vida.
Vida, vida… Vida ¿donde estás?
Vida de cuatro letras, igual que amar. Vida de azul cielo,
vidas de amor sin expresar.

Vidas que vives sin miedo.
Vidas que esperan vivirlas
en completa felicidad.
Vidas, que están vivas.
Viva la vida sin más.

Vida, vida… Vida, quiérete mas.
Hay vida antes de amar.
Vida llena de vida,
vida de verdad.
Vida de las que duele, vida,
saber que después de esta no hay más.

lunes, 7 de abril de 2014

Decir "Te Quiero" es gratis.

Decir te quiero es gratis pero…  ¿Cuánto nos cuesta? No conseguimos encontrar el momento. No pensamos en que quien lo va a recibir quizá lo esté deseando, entonces callamos y el miedo nos arrincona en el lugar más oscuro de nuestros seres. Sentir es necesario para vivir, y amar es irremediable cuando quieres pasar por la vida sin ser una sombra más, de esas de las que se apodera la penumbra y no las deja escapar.

Las paredes del alma se tiznan de negro, de carbónico vapor que nos ahoga y nos contamina todo lo que somos. Nos cambia. Nos asfixia. Nos vuelve rutilantes y rutinarios. Nos sentimos mutilados. Nos falta un miembro y no tiene otro nombre más claro que el mio, corazón. ¿Dónde se escondió el amor?

Se ocultó tras las miradas al suelo, tras las lágrimas derrotadas por un "adiós" antes de un "hola, ¿qué tal?". Se quedó cegado por una boca sin sonrisa, sin besos sinceros, sin aire de suspiros, sin ti. Sin tu moralidad, sin tu sensualidad, sin tus palabras disparadas sin miedo de matar a un corazón a flechazos. Antes se hacía llamar Cupido y disparaba sin parar. Ahora hay otras formas, unos lo llaman WhatsApp, otros Red Social… al final todo conduce al mismo lugar, todos lo achacamos al mismo mal. La puta crisis. Crisis Mundial. Aunque me atrevería a llamarlo crisis humana, crisis de identidad. No sabemos donde vamos, pero aún hay algo mucho peor, no sabemos donde queremos llegar.

Así todo, solo queda por agarrarse al pesimismo, a la infelicidad. A veces para paliarla hay quien se agarra bien duro al tótem de su infidelidad, aunque sea piedra dura y fría, frágil que se rompe si alguien mira de más. La escasa función cerebral se apodera de la razón y la disfunción eréctil no tarda en llegar. Entonces con los pellejos colgando, el miedo a morir se adueña de nosotros, y nos damos cuenta que follar está bien, pero lo que de verdad cura el alma es amar.

Se puede amar de muchas formas, pero solo hay una que vale por todas. Hacerlo de verdad. En ese momento se alinean las estrellas, y la luna brilla allá en lo alto. El frío invernal deja paso al arco iris primaveral, a los primeros rayos cálidos de Sol, donde ayer todo era un cuarto a oscuras y sin ventilar. La sensatez en nuestros actos nos descubre una nueva forma de vida. Amar y ser amado. Conocer algo distinto, algo desconocido, algo por momentos olvidado, pero el instinto es sabio y nos devuelve al camino que por modas, circunstancias, premisas y premios dejamos de trazar. Entonces nos dejamos abrazar de nuevo por el devenir del destino. Nos hacemos pequeños y nos sentimos vivos, con miedo a tener miedo de nuevo. Con miedo a ser aquel que se perdió en un te quiero que jamás pronunciará. Miedo a ser unos labios sin otros que sellar. Ser beso que callan palabras que sobran, que molestan al silencio y se dicen sin sinceridad.

Decir te quiero es gratis pero… tienes que ser valiente y hacerlo a tumba abierta, sin miedo a caer entre los pinos. Con ganas de vivir viviendo, con aroma a chocolate, con dulce de sentimiento caramelo. Contigo entre los brazos. Decir te quiero es gratis por eso siéntelo sin miedo, quizá mañana alcance su fecha de caducidad, y mejor ahora, que tenerlo que tirar, sin abrir, sin usar.

miércoles, 12 de marzo de 2014

Vivo porque vivir quiero

Cambié los "te odio" por "te quiero". Lo hice mirando a los ojos del miedo, a los que la cruda oscuridad impedían ser sinceros. Lo hice porque que me pierdo, en el presente de estar vagando, a la deriva en el mar del desconcierto desafinado en Sol, sin brumas, con acordes de algodón y partituras azules en el cielo. Cambié las lágrimas por sonrisas. Tejí con hilos de buenos recuerdos la manta que nos cubría la piel, cuando nos quitábamos la sintaxis del verbo, cuando nos agarramos al sexo, cuando huele a nuevo, otro mes de febrero. Cambié el mundo tal y como lo conocemos, agarramos al unísono la bandera del "si quiero" y nos apoyamos con el afán de volver a ser mas que multitud de vida, Millares de risas, aunque tú eres lo primero. Hice del cielo, mar y el mar lo convertí en fuego, hice de tu temeroso mirar, una mirada firme y sin miedo. Hice de todo y sin más, vivo porque vivir quiero, antes de que llegue a alcanzar el frío en la piel, el hielo. Hice lo que hice por tí, porque me sale de dentro, porque mi corazón siento.

martes, 11 de marzo de 2014

Mujer

Y de la nada apareciste tú. Así sin hacer ruido pero cambiando por completo el mundo. Llenando de aire fresco la soledad del planeta sin ti, iluminando con el brillo de tus ojos la oscuridad de la desilusión. Dios culminó su obra contigo, se hizo eterna y perduró en el tiempo. Te hizo a su imagen y semejanza, das vida y obras milagros, das de comer y curas con barros. Te dejó entre nosotros. Muchos te dejaron en el olvido, otros te pisaron por miedo. otros intentaron mutilarte, pero tu fuerza es tan grande que a pesar de todos los golpes siempre te levantaste. Todo pasa y todo llega, y toda balanza se iguala al igual que las sombras bailan a la luz de las velas. Todo pasa y todo llega como pasa el invierno y llega la primavera. Así eres tú mujer... Así de entre todas las flores la mas hermosa, la mas bella. Así eres tú, y te quiero querer tanto como mi corazón pueda.

martes, 21 de enero de 2014

Hoy vuelve a amanecer

Cuando menos lo esperas
todo vuelve a empezar.
El día despierta
y el viento sopla de cara
para llevarte lejos de las lágrimas
que derramaste antes de irte a dormir.

Atrás quedaron aquellas sonrisas nubladas,
las brumas sobre tus acciones,
y los chubascos sobre el campo del rostro.
Atrás quedaron los miedos,
las negaciones y tus contradicciones.

Siempre hay un mañana, amigo.
Siempre nos queda echarle,
a esto de vivir, un par de cojones.
Atrás el pasado no es más que pasado,
y vivir se llena de nuevas emociones.

Al futuro, le dibujaran dos alas,
para que vueles tan lejos como mereces
después de tantos años con el ancla enterrada,
entre las rocas de la mala suerte
y la oscuridad de la desesperanza,
entre el mar de fondo y los suspiros de nostalgia.

Amanece de nuevo.
Después de una tempestad infinita.
Dios no nos avisó de que vivir,
es una explosión con dinamita.
Se enciende la mecha
y sin darnos cuenta
todo sale por los aires,
dejando odio repartido
en esta globalidad infinita.

Ahora que acertamos la combinación correcta,
ahora que aprendimos que hay que levantar la cabeza,
ahora que el lienzo de este cielo
dibuja la mañana perfecta,
vivir será tu mayor certeza.
Serás dueño de una fórmula secreta.

Por fin vuelves a mirar
a los ojos del optimismo,
nos darán igual los movimientos,
los vanidosos seísmos,
porque al fin seras tu mismo.
El dueño de tu sino,
quien marca el compás de tu camino
Al fin serás destino.

Las noches volverán a ser largas,
y dormirás sin pesadillas.
Por fin puedes soñar,
sin miedo a despertar.
Tu mirada se acompañará indolente,
con una pícara sonrisilla.
Por fin puedes volar sin lastre
donde alcances con fantasía.

Aunque las cicatrices se curen,
no olvides lo que significan.
Las cicatrices no duelen,
duele la palabra recordar
Aprenderás a ser presente,
a vibrar, a disfrutar.
Aprenderás a ser libre,
desprenderás felicidad.