martes, 15 de octubre de 2013

Podría

Podría escribir unos preciosos versos
en un poema infinito, podría;
pero al poeta se le acabaron las letras
y ahora solo le quedan las verdades
las realidades, los hechos,
y un buen puñado de besos,
de dulce de chocolate
con sabor a verano eterno.

Podría regalarte mil palabras
que se acumulan sin sentido, podría;
pero ahora solo quiero ser sincero.
Prefiero que sean ellas quienes
lleguen a tiempo, sin miedo.
Seguras de si misma,
con paso firme y decidido,
como cuando dicen te quiero.

Podría regalarte los vestidos
mas caros del mundo, podría;
pero elegí sentir de nuevo
las suaves fibras de tu piel
para que al susurrarte tras la oreja
cada milímetro de tus tejidos
se sientan parte de un piropo eterno.
Mientras tanto yo descubro
el armonioso conjunto de tu cuerpo
y la luna siente celos de nosotros.

Podría hacer que hoy llovieran
gotas de lágrimas cristalinas, podría;
pero prefiero hacer que tu sonrisa
se ilumine con cada amanecer,
que el brillo de tus ojos
sea redondo como las estrellas
que vemos tumbados desde el suelo
en este inmenso abrazo de diamantes
que nos arropa desde el cielo.

Te quiero

Te quiero llena de lágrimas.
Te quiero vestida de sonrisas.
Te quiero cantando el lamento.
Te quiero bailando un canto.

Te quiero cuando acabe el día,
te quiero al amanecer, respira.
Te quiero antes de la muerte,
te quiero porque eres vida.

Te quiero con tus locuras,
te quiero querer a oscuras,
te quiero ángel del infierno,
te quiero demonio en las alturas.

Te quiero volver a querer,
te quiero, y este amor no tiene cura,
te quiero con tu corona de princesa,
te quiero sin la palabra cordura.

Te quiero... Te quiero...
Te quiero ver huracán de espuma,
te quiero desnuda y pura
te quiero sin pensar,
te quiero sin dudas.