viernes, 28 de enero de 2011

Rompiendo el silencio

Romperé este silencio porque a mis letras
les apetece volver a oír mi voz,
y a mi imaginación
le están dando unas ganas
imparables de salir por mis dedos.

El silencio fiel compañero de viaje,
consejero, amigo y hermano.
Las palabras hijas de los sentimientos,
hermana de las libertades
y fotógrafa de los momentos.

Al murmullo del aire,
le responde los bramidos de las hojas
que se agitan impacientes por volar
al cielo con las gaviotas
para cruzar la linea del horizonte
y bañarse bajo la luna llena
en el inmenso mar.
Las palabras cierran los ojos,
y divagan en el tiempo...

Las palabras se acercan a los labios,
los besan y desaparecen,
flotan, flotan, flotan...
Las palabras lloran, ríen
se encadenan y enamoran.

Amanecer jeroglífico,
en las conciencias humanas tatuado,
anochecer prescrito
por cada hecho que ya ha pasado.
Poder legislativo...
Historia escrita y algún texto perdido

El poder de las letras,
sin caricias ni metas...
Los cielos se esconden en Marte
se descifran ocultos secretos
por la alianza de amarse.

Romperé este silencio
y se quebrarán los cimientos,
se caerá la Torre de Babel
y edificaremos un nuevo futuro
con mas posibilidades para todos.

Dejaran de volar las golondrinas
para posarse en las ramas de mi árbol
y mirar fijamente mi ventana
mientras pronuncio los versos al aire,
los que regalo al tiempo infinito,
al vacío de sentidos.

Casualidad o no...
del tacto sensible de mis yemas
salen léxicas caricias al alma,
se armonizan las letras de mis temas,
y tú, lector de mis alegrías y mis penas
te mereces que te regale este poema.

"Impaciente el Sol caerá lentamente,
por acercarse un poco más,
y la oscuridad nos arropa tiernamente,
nos da calor y frío,
nos da serenidad,
la Luna presente al otro lado,
al lado de las tinieblas nos observa...

Soledad, te volveré a llamar,
para que me vistas de hielo,
para que me refresques las ideas,
y que me traigas a la memoria,
aquella dama de gris que me deja
sin palabras que contar.

En ocasiones la inspiración,
se empeña en abandonarme
y se va con otro.
Es infiel, pero la deseo...
Es cruel, pero la necesito...

Procuro olvidarla,
pero cuando mas cómodo estoy
aparece y me lleva,
me vuelve a besar,
y mis manos la acarician,
la vuelcan sobre las sábanas blancas
y hacemos el amor impasiblemente,
por los ríos de mis dedos
corren sentimientos desbocados"

domingo, 23 de enero de 2011

Eso que llamamos amor

A medio camino me paré.
Me quedé estancado
entre la locura y la cordura
y mis pasos quedaron petrificados,
estatua de carne y hueso inamovible,
corazón de piedra inaccesible.

Al despertar de los lirios,
el cielo se tiznó de vagos recuerdos,
llegaste a contratiempo,
como llegan las cosas inesperadas;
arribaste a mi vida
como un huracán que arrasa
los sentires a media mañana.

Nada parecía funcionar en mi organismo,
latidos arrítmicos,
distensión en mis músculos,
mis sentidos se olvidaron de sentir,
y yo me olvidé de mi
por contemplarte,
terriblemente feliz.

Una respiración entrecortada,
se despiertan mis instintos
y salto sobre tu persona,
barquito de papel mojado
anclado dentro de mi corazón,
te quedas pegada a mis sentimientos,
disfrutare de tu sabor.

Sueño con plegar tus velas con un beso,
y levantar los remos con una caricia
para que te quedes aquí conmigo
y enseñarte otros mares, otros lares,
para navegar entre mis palabras de fuego
y mis historias de metal
que cuando se unen las unas a las otras
tatúan en la piel con llamas
el verdadero significado
de todo lo que implica amar.

Déjame descubrirte esta morada,
esta humilde posada cansada de soledad
que fue habitada por lágrimas de cristal
que hoy se rompen contra el suelo
y llegan a las plantas de mis pies
para cortarlas de sinceridad.

Arritmias cardiacas...
Aire... Aire... Aire...
¡Cuesta tanto respirar!
Desde que llegaste a mi vida,
los días desprenden claridad,
y no queda hueco para la tristeza,
no queda nada porque conmigo estás.

Susurrame que me amas,
sin que nadie lo logre interceptar,
susurrame un te quiero
que me haga despertar
y me lleve a la realidad,
solo estamos tu y yo
solo somos uno llamado felicidad.

Poco a poco, desnudaré la verdad,
poco a poco, el escalofrío de mi alma
me conduce a la cárcel de la noche sin Luna,
a mirar al cielo y ver que ya no está,
el Sol queda ciego con tu mirada
y los nubarrones me pierden
entre las brumas y las nieblas,
se calan mis huesos y se pierden mis besos
con esta seca humedad.

Nunca he reconocido nada,
mi ignorancia te obvió al empezar,
y yo que vuelvo a alba,
y tu que me miras a escondidas
a la luz de un nuevo despertar.
Me contemplas sincera,
y yo disimulo un sueño,
mientras me recorres la espalda
con tu fría mano,
que se calienta lentamente
cuando mi sangre se enciende
por el magnetismo de amar.

Eres la luz que alumbra tenue mi oscuridad,
eres lo que me quita el hambre,
eres lo que me hace despertar
al amanecer el nombre de nuestros sentidos
entre la piel y los huesos,
donde están los sentimientos escondidos,
los que nos erizan la piel
cuando a trocitos sale de dentro
eso que llamamos amor.

Volver a empezar

Cuando no significa nada,
el aire se vuelve denso y cuesta respirar.
Entonces nada se vuelve nada
y el agua pierde toda su claridad.
Ya no se ven mis pies
desde aqui arriba,
ya no entienden de prejuicios
los sentimientos del día a día.

En esta inerte inercia infame,
nos duele el roce de la piel,
las quemaduras son recientes,
y el tiempo nos va rasgando
a poquitos la razon,
y entonces tenemos frío
y se pierde el sorbito de sabor,
se desafina cantando una canción
porque ya no queda nada,
porque se acabó la pasión.

Entonces cuando menos te lo esperas,
tienes que volver a empezar.
Cuesta aprender a andar
cuando hubo una vez que supiste...
Cuesta aprender a andar
pero es que hubo alguien
que pinchó tu espina dorsal
y caiste redondo al fondo del mar.
La salitre nos hace flotar,
las palabras corren solas,
nosotros vamos siempre por detrás.

Quedamos a merced de las olas,
que nos acercan a la orilla de esta playa,
una isla desierta cargada de razones
donde se pierden nuestras obsesiones,
una isla desierta donde se hayan
los auténticos latidos,
los acordes menores.
Volver a empezar, y soñar con cantar...
Volver a empezar, y soñar con la paz...
Volver a empezar, disfrutar de la libertad.

Devuélveme a la luz

Devuélveme a la luz.
Llevame al lugar donde al amanecer
me esperarás despierta,
mientras descansas sentada
en tu butacón de cuero y piel,
al lado izquierdo del ventanal
con la tenue luz de la mañana.

Tu sombra reposará serena
cubriendo mis libros tirados por el suelo.
Tu sombra alumbrará
la penumbra de mis letras,
cautivas por las esposas
de las incumplidas promesas.

Cortinas de seda y sal,
y el haz de luz que cruza el cuarto
nos descubre el invisible camino
entre tu corazón y el mío,
hoy se disfraza de casualidad
lo que esta escrito en el destino.

Una taza de café,
y la mesa camilla reposa impaciente,
me extraña, me anhela,
me llama, me espera.
Tú no percibes mi presencia,
yo te extrañe en tu ausencia.

Devuélveme a la luz.
Trate de hacer de mis pensamientos oración,
porque ya no siento nada sin amor,
porque todo se volviése canción,
porque mis historias no fuesen de dos
y se quedasen lo mas cerca del Sol.

Me alejé de ti y hoy que llegó
no saliste a buscarme;
esta es tu rencorosa venganza,
es tu tímida sonrisa ancha,
la que descubre tus intenciones,
las que se pierden entre canciones.

No he sido el mejor amigo
que uno puede pedir.
No he sido el amante fiel
que te espera despierto al amanecer.
No he sido nada
desde que me fui, ¿fue ayer?.

Gira la cabeza suavemente,
búscame con la esperanza en tu mirada.
Aqui estoy yo, volví un poco antes
de que la noche se acueste
porque ahi fuera hace frío
y llegue con ganas de amarte.

Devuélveme a la luz,
que ya no quiero estar sólo
y no encuentro nadie mas que tu.
Devuélveme a la luz,
que el corazón late a ratos
y mi pecho duele la herida
que grabaste con tu cruz.

martes, 11 de enero de 2011

La última poesía

Ésta es mi última poesía,
la que nace de mi pluma gastada,
la que se queda sin tinta
en mitad de esta noche inspirada,
la que sale a la luz
así medio despistada.

En ella no tengo porque deciros adiós,
ni mucho menos que derraméis lágrimas,
simplemente regalaros mis versos y amor
para que sintáis la verdad de un alma,
en ella quizá se quede un sentimiento
y puede que nazca de nuevo mi calma.

Quizá a partir de ahora,
la Luna me eche de menos,
o quizá una estrellita que a medianoche
no tenga ganas de brillar.
Quizá en el firmamento
se derrame una lágrima,
pero es que este poeta
necesita parar el tiempo,
necesita aire y respirar.

Ésta es la última poesía,
pero no porque sea
la última que escriba en mi vida.
Ésta es la última poesía que escribiré
hasta que vuelva junto a mi un nuevo día.
Mi ilusión estaba quebrantando
poco a poco el músculo de mi corazón,
por ello necesito que se cure
y ponerme tiritas de inspiración.

Mi tinta quedará seca,
mi papel no se vestirá
de lo que para ti puede ser una mentira
pero en un momento fue mi verdad.
Mi cabeza dormirá tranquila,
y mi conciencia descansará
por buscar un sentimiento sincero,
porque aún encontrándome acompañado
puede que haya sentido
como es esta fría soledad.

domingo, 9 de enero de 2011

No quiero volver

No quiero volver.
Total... ¿Pa qué?
Si volver significa volver,
volveremos a perder,
e incendiaremos nuestros miedos
una vez, y otra vez y otra vez...

No quiero volver,
si tenerte cerca me provoca
y mi cabeza se vuelve loca,
antes de que el corazón se pierda,
cuando nuestros sentimientos se eleven
para dar luz a un nuevo amanecer.

No quiero volver a volver,
volver a mi otro yo, volver...
Y por volver de nuevo devolver
todo lo que me ha costado ganar
en la vida después de llegar al suelo
tras volar durante vidas sin miedo a caer.

No quiero volver, de nuevo.
No quiero llegarme a revolver
de sentimientos por dentro,
pero no por los sentimientos
sino por lo que llevan escritos
en los latidos del corazón dentro.

No quiero volver, no quiero ser.
No quiero volver a creer,
pero a pesar de todo
esa sensación innata de amar
nos lleva, nos arrastra a ello,
y me deja de nuevo a sus pies.
No me hagas daño... Cuídame.

viernes, 7 de enero de 2011

Hacerte feliz

Me hace tan feliz hacerte sonreir,
que un tsunami recorre mi interior
cada vez que lo consigo.
Me encanta ver tu rostro
desprendiendo baños de alegría,
ver esa magnífica sonrisa,
esos ojos vidriosos
son los faros del mar, hermosos.

Verte como única espectadora
de mis tímidas canciones,
llena mi alma de espuma,
llenas de calma mis dunas.
Es difícil ser tan feliz,
y a mi me cuesta hacerlo
pero espero que poco a poco
sea mas común llegar a ti.

Las perlas de tu boca
se descuelgan cada vez
que juego a ser o no ser
aunque te vuelva loca.
No necesito tocarte,
para que sepas lo que siento,
no necesitas mirarme
para que veas que me pierdo.

Dos hoyuelos en tu rostro
por cada sonrisa
que se dibuja en tu faz
sin ser un monstruo.
Surcos infinitos de alegría
que se marcan en la dermis,
surcos que se trabajan día a día
y que no se oculta de la mentira.

Me siento inmensamente feliz,
de ser como soy,
de saber ser que estoy
enamorado de vivir.
Me siento inmensamente feliz
de saber que mirarte
puede hacer que llegues a amarme
cada noche justo antes de acostarme.

Me gusta hacerte feliz,
gratuitamente feliz...
y que nadie te encuentre triste
porque siempre estaré ahi.
Me gusta hacerte feliz,
gentilmente feliz...
porque aunque lo lleves en silencio,
mis sentimientos los llevas dentro.

miércoles, 5 de enero de 2011

Estado febril

Estado febril, delirante locura,
el insomnio llena mi noche de amargura
y tu sigues ahí escondida
tras el ventanal que refleja
una silueta de dulzura...

Amiga Luna
llena mis pesadillas de hermosas figuras,
con lo extravagante
que hallas en mi alma que escapa prematura,
de lo que hay dentro de mi cordura.

Estado febril, sueños deshechos,
entorno mi cabeza hacia mi plano derecho
entonces me encojo
y mas tarde, no duermo
entonces me enciendo
con el frío sin tus besos.

Paisajes desiertos,
paraísos con luz tenue
y entonces no siento,
solo percibo el calor solitario
del fuego en este infierno.

Alucinaciones neoquímicas,
y cosquilleo en mis manos
las que una vez se unieron, místicas,
las que aquella vez enfriaron
porque me faltaba música,
porque la siento tan dentro,
porque es la única.

Estado febril, amarga condena,
recluido en la cárcel,
con más paz que pena,
me desperté de este invento perdido
y en la mesa camilla,
ya estaba preparada mi cena.

Estado febril....
¿dónde te escondes
cuando no estás perdido
dentro de mi?

lunes, 3 de enero de 2011

Voy a esperarte

Voy a esperarte...
Seré paciente porque te quiero
porque lo mio, lo que siento,
noto que es verdaderamente sincero,
y tú necesitas tu tiempo
para ver amor entre tus brazos,
para ver un hombre de nuevo.

Voy a esperarte...
Me sentaré a contemplarte,
inundaré mi vista contigo
e imaginaré situaciones,
desearé con todas mis fuerzas que lleguen,
he soñado tanto con volver a este momento
que no pienso desaprovecharlo.

Voy a esperarte...
Aunque las sombras
queden ocultas bajo mis pies
y ya no quede nada más que mostrarte
que un pellizquito de mi sonrisa
y poquito de mi sentimientos.

Voy a esperarte...
Seré el ángel fiel
que vigila tus sueños mientras duermes,
que nadie los perturbe,
que nadie los arranque,
que nadie los nuble
que solo sea yo quien te deslumbre.

Voy a esperarte...
Para que cuando llegues
te sientas cómoda conmigo,
y descubras que la sinceridad
es mi tesoro mas preciado.
Abriré este cofre de sueños para ti,
y te regalaré lo que llevo dentro.

Voy a esperarte...
Sólo me queda eso,
voy a esperarte a media luz,
para robarte ese beso,
y descubrir que ha desaparecido el tul
del tiempo de dolor y amor en tu cruz.

Voy a esperarte,
porque no me importa nadie,
tan sólo tú.
Voy a esperarte,
porque tu eres el diamante de la corona
y quien ilumina este día azul.

sábado, 1 de enero de 2011

Poeta de sueños infinitos

Poeta de sueños infinitos,
deja de jugar con las palabras
y describir sentimientos
que dejaste olvidados una mañana.
Poeta de sueños infinitos,
esta es la ocasión que buscabas.

No habrá verdades a medias,
ni conversaciones a escondidas de la Luna,
todo se cubrirá de palabras mudas
no trates de descifrarlas una a una.
No habra verdades a medias,
implacable destino marcaron mis runas.

Las palabras quedarán dormidas,
y las buenas acciones que buscamos
se quedaran ensordecidas
por ver que no nos amamos.
Las palabras quedarán dormidas,
y el mundo ya no estará en nuestras manos.

Sueño envuelto de diamante
vestido de flores y azabache,
dueño de las noches tristes
y de los mares que conquistaste.
Sueño envuelto en diamante
duerme al calor del sol brillante.

Poeta de sueños infinitos,
alquimista de las palabras
describe la realidad que vives,
deja escrita la verdad del alma.
Poeta de sueños infinitos,
conquista con tus palabras
a la persona que me ama.